21 de marzo de 2017

Ripley’s Aquarium en Toronto, un lugar mágico

Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

A menudo he postergado visitar los acuarios en aquéllas ciudades que los tienen.
Hoy lo lamento.
Tal vez tenía un prejuicio... "los acuarios son para niños...". O falta de tiempo... "primero tengo que entrar a tal o cual museo..." Me pasó, por ejemplo, con el famoso Museo Oceanográfico de Mónaco, con el Acuario de Key West y con tantos otros. 
Pero cuando llegué a Toronto me dije que no me lo iba a perder. Hoy puedo asegurarles que hice ahí mi primer paseo por el fondo del mar
Exagero? Para nada.
Elegí un acuario increíble para hacer mi primera incursión. Y se trató de una experiencia mágica. En ese lugar único cerré muchas veces los ojos. Rodeada de la fauna marina fue muy sencillo imaginar que paseaba en las profundidades del océano. El Ripley’s Aquarium en Toronto te envuelve con esa clase de magia. 
Ubicado justo al lado de la CN Tower desde el 2013, el acuario es una visita imperdible.

Jelly Fish, Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Jelly Fish, Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Jelly Fish, Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Ripley Aquarium, Toronto, Canada, Rays, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Sharks, Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

En el ingreso, una inmensa piscina de peces iluminada nos anticipa lo que vamos a conocer a lo largo de la visita. El recorrido dentro del Ripley’s Aquarium será en efecto un viaje por el fondo del mar sin necesidad de tubo de oxígeno. Cada estación produce la misma sensación. 
La que se conoce como laguna peligrosa es un largo túnel de cristal. Está llena de tiburones y de peces de diferentes tamaños cuyos colores son increíbles. También están rayas enormes. Como si siguieran una coreografía, las bestias se pasean por sobre nuestras cabezas. El efecto es hipnótico.

Hipocampus, Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Jelly Fishm Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

CN Tower, Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle


En mi opinión. la escena más inolvidable fue ver llegar a un hipocampo, un auténtico "caballito de mar" (confieso que me enamoré del animalito, lo quería para mí, sólo para mí).
Otra fue la colección de medusas gigantes y fosforescentes que bailaban ante nosotros. Eran como fuegos artificiales. No pude resistir usar una de las fotografías como banner de mi página durante un tiempo.

Rays, Diver, Ripley Aquarium, Toronto, Canada, CN Tower, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Raie, Rays, Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Sharks, Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle

Casi al final de la visita, uno puede ser testigo del intercambio entre las rayas, los tiburones y el entrenador. El hombre, vestido con el equipo adecuado para sumergirse pero sin agregar nada extra para defenderse, se pone a jugar con los animales que parecen ser sus viejos amigos. Los acaricia, nadan juntos y hasta parecen ensayar una danza. Es un espectáculo al mismo tiempo divertido y sorprendente.





Ese día pude hacerme de nuevos amigos mientras aprendía sobre la vida en el mar, sus secretos y sus habitantes. Nemo y los personajes de films existen! Y se transformaron en mis amigos!
La visita del Ripley’s Aquarium en Toronto fue una de las experiencias más fascinantes de mi viaje a Canadá. Me convencí de que puede hacerse tanto en familia como en pareja o solos.
Este acuario es un universo lleno de sorpresas agradables.
Está muy bueno sentirse niño otra vez...
Se los recomiendo, absolutamente.

Ripley Aquarium, Toronto, Canada, elisaorigami, travel, blogger, voyages, lifestyle



Mis coordenadas:
Ripley´s Aquarium
288 Bremner Blvd
Toronto
Canadá

Copyright©2017 “Blog de Elisa N, viajes, fotos y lifestyle” by Elisa Nievas

19 de marzo de 2017

Guía para visitar Estambul. 14 cosas que deberías hacer

bEstambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes, Santa Sofía
Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes
Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

Estambul es una ciudad apasionante. Había dejado atrás a Israel y a sus maravillas, y me encontré con una ciudad increíble. Moderna y clásica a la vez, llena de placeres para los que más exigen de la gastronomía o del arte contemporáneo. Habitada por templos, galerías de arte y mercados exóticos Estambul sorprende tanto por ese horizonte de minaretes como por el eco de las plegarias a la hora de la oración. Caminé sus calles a veces empinadas y descubrí gente alegre transitando sus galerías vanguardistas y tiendas de diseño. Ni hablar de sus restaurants tentadores donde aprendí a deleitarme con una cocina que conocía sólo de oídas.
Después de una semana en la que me sumergí en ese estilo de vida, reconozco que me enamoré de Estambul. Vibrante, colorida detenta el hecho insólito de estar emplazada sobre dos continentes. La antigua Constantinopla es una ciudad cosmopolita que se extiende por kilómetros. Esto se aprecia bien desde la ventanilla del avión en el que nos acercamos.
Dicho lo dicho, aquí les dejo mi pequeña lista.
La de mis 14 cosas a hacer sí o sí en Estambul.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

1- Perderse en el Kapaliçarsi, el famoso Gand Bazaar
El Grand Bazaar es uno de esos lugares que considero imperdibles a la hora de organizar tu estadía en Estambul.
Esa visita pertenece ya a la tradición de los viajeros. El placer de perderse en los pasillos coloridos, de observar, sentir y probar ese conjunto de productos es incomparable. Dejarse llevar por el aroma de las especias es lo más aconsejable. Seguro tendrán preguntas para hacer y ofertas que considerar de parte de los comerciantes, pero, recuerden: la regla número uno es el regateo. No me sale, no es lo mío, pero se compra así.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

2- Hacer un pequeño viaje al interior de Aya Sofía
En la antigüedad, Santa Sofía era una basílica consagrada al culto católico. Ahora el magnífico edificio aloja un museo maravilloso.
Durante mi visita tanto la edificación como la cúpula estaban sometidos a trabajos de remodelación. De todas maneras, a pesar de los andamios, pude apreciar bien la belleza de sus mosaicos interiores, el altar en el ángulo preciso para mirar hacia la Meca, las columnas y los frisos. Una obre de arte por donde se la mire.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

3- Pasear por la ralle Istiklal
La Istiklal Caddesi es en efecto la Avenida de la Independencia. Parece que, en Estambul, todo pasa precisamente por ahí. Ubicada en lo alto de la ciudad, esta vía es una de las que más se frecuentan, sobre todo por la noche y los fines de la semana.
Qué podemos encontrar? Grandes tiendas, boutiques, artistas callejeros, cafés y restaurants. A menudo tenemos que hacer un lugar para dejar pasar el tranvía. La gente que va, viene o se instala, sigue paseando por allí hasta altas horas de la noche. Parece que la avenida Istiklal no duerme jamás.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

4- Navegar el Bósforo
La navegación por el Bósforo es como el vistazo perfecto de una ciudad tan extendida. La antigua Constantinopla, hoy en día instalada entre dos continentes, merece ser apreciada así, tanto de día como de noche.
El crucero parte desde los muelles ubicados frente al mercado de especias. El paseo permite descubrir el paisaje del célebre Cuerno de Oro, el de las orillas asentadas en Asia y en Europa, los distritos, los edificios y casas elegantes y los puentes que los comunican.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

5- Visitar el Palacio Dolmabahçe y su Harem
Esta palacio y sus jardines son exquisitos. El solo hecho de observar la escalinata de cristal - sí, leyeron bien, de cristal - que nos recibe a la entrada, de recorrer el harem del sultán y de llegar al centro del gran salón de recepciones al final de la visita, vale largamente la pena.
La cúpula del hall se parece a la San Pedro en Roma.
No pude tomar fotos del interior porque están prohibidas. Una pena.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

6- Admirar de cerca la Torre Gálata 
Con sus casi 70 metros de altura y provista de 140 escalones para alcanzar la cima, esta torre muy antigua y respetable es la reina del distrito.
Visible desde muchos lugares de la ciudad de Estambul, la torre Gálata habita un barrio sobre-elevado y muy animado. Dicen que su periferia está muy de moda. Ahí puedes encontrar cafés, boutiques, restaurants, arte callejero y tiendas de souvenirs. Es de lo más agradable.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

7- Dar un paseo por el Parque Gülhane
Este parque es en realidad el jardín del Palacio Topkapi.
Abierto al público, sembrado de preciosas flores y rodeado por los elegantes edificios del palacio y sus murallas, tiene el atractivo adicional de la vista imponente sobre el estrecho.
Recorrerlo es absolutamente imperdible.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

8- Apreciar los aromas del Misir Çarsisi, el Bazar de las Especias
Conocido también como mercado egipcio, el bazar de las especias debe su notoriedad a la gran variedad de especias y condimentos que se encuentran en sus stands. Caminé por sus pasillos guiada por los perfumes y aromas más exóticos. Encontré todos los aderezos, té y café, frutos secos y pastelería. Cada uno aportaba su fragancia particular. Y eran una tentación para los sentidos.
Además, en el mercado se puede comprar los productos que se utilizan en la famosa cocina turca. Y también variedad de vajilla llena de colores.
Me encantó. Y a esta altura, ya dominaba el arte de regatear.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

9- Visitar Sultanahmet Camii, la Mezquita Azul
Esta mezquita es una de las más importantes del mundo. Imponente, es tan bella tanto por dentro como por fuera. El templo debe su nombre a los mosaicos que tapizan el interior.
La visita es emocionante. Es imprescindible dejar el calzado afuera, cubrir el cabello con un foulard, cumpliendo con los preceptos de respeto en el interior. Después es posible recorrer cada uno de sus rincones, apreciar cada detalle de la decoración exquisita.
Es un mezquita maravillosa.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

10- Hacer un alto en la Plaza Taksim
Ubicada en la Estambul europea, la Taksim Meydani es como el epicentro de la ciudad moderna. Es un lugar amplio y muy concurrido. El ir y venir de gente es permanente. Mi hotel se ubicaba muy cerca de allí por lo que pude recorrerla tanto de día como de noche.
A la hora de la cena la atravesaba rumbo a la avenida Istiklal. Siempre encontré un ambiente distendido. Había gente de todas las edades, pero la mayoría eran jóvenes, músicos callejeros y vendedores ambulantes. Todos parecían darse cita en ese lugar lleno de energía.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

12- Descubrir la Cisterna Basílica
Suerte de palacio subterráneo, fue todo un descubrimiento.
La Cisterna Basílique era, en la antigüedad, la reserva de agua de Constantinople. Sin embargo, el lugar es insólito. Parece un palacio. Sus columnatas, los corredores, la luz tenue, las estatuas, todo produce un efecto casi mágico.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

13- Encontrar el brillo de los diamantes en el interior del Palacio Topkapi
El Palacio Topkapi, la residencia del sultán y sus jardines, forman un conjunto lujoso. No obstante, aprecié mucho la galería de las armas, cuyas dagas, largas espadas y lanzas eran algo curioso. No es habitual verlas expuestas en un museo. Las más grandes eran armas, en mi opinión, muy difíciles de cargar.
Después, la sala sombría donde la única luz provenía de un diamante delicado de 86 quilates, es algo para ver, convengamos.
Es una pena que las fotos estén prohibidas.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

14- Degustar el café "a la turca" 
En Turquía, la degustación del café, el uso para ellos de las pequeñas tazas delicadas en sus platos, todo forma parte de una especie de ritual. La tradición se mantiene tal cual, tanto en los cafés como en los hoteles. Después, hay quienes se hacen leer el porvenir por medio de la borra. Hacerlo queda a criterio de cada uno. Yo, paso. 
Recuerdo que probé mi primer café en el avión. Estaba buenísimo.

Estambul, Turquía, les van a encantar. 
Tanto como a mi.

Estambul, Turquía, Elisa N, blog de viajes

Viaje 2016

16 de marzo de 2017

Road trip por Israel


Les aseguro que, para mi, habrá un antes y un después de este viaje a Israel. Ese road trip ha sido una de esas experiencias únicas en la vida. A cada paso se pusieron en juego sentimientos, recuerdos y emociones como nunca antes me había sucedido al viajar.
Israel es una tierra increíble. Las raíces de todos están plantadas de un modo o de otro en su territorio. Su belleza reside en el hecho que, en un país pequeño, hay gente entrañable y rincones y paisajes sublimes.


Los lugares van desde monumentos históricos, pasando por maravillas naturales hasta llegar a los sitios más espirituales del mundo entero. La fe católica, judía y musulmana tienen sus raíces entre sus piedras.
Israel es todo eso y más.
Allí podemos pasear por mercados pintorescos y alojarnos en hoteles elegantes en Tel Aviv, por ejemplo. Después admirar las cúpulas de Jerusalem, subir a lo alto de las colinas del Golán y también asomarnos a los arrecifes sobre el Mar Rojo.
Tierra de contrastes, aquí podemos navegar en las aguas detenidas en el tiempo del Mar de Galilea, flotar en las del Mar Muerto para después recorrer las arenas ondulantes del desierto de Néguev.
La lista puede seguir indefinidamente.


A lo largo de este road-trip pude recorrer Israel de punta a punta.
Aunque se trata de un país relativamente joven, su territorio fue la sede de numerosas civilizaciones a lo largo de los siglos. Es por eso que los trazos de la historia de la humanidad aparecen a cada paso del camino.
Israel fue habitada sucesivamente por pueblos completamente distintos. Es así que los intereses que despierta se cruzan y se superponen. El país posee una gran diversidad religiosa, política, arquitectónica, social y cultural. Hasta su geografía está llena de contrastes.
Israel sorprende por donde se la mire.


A este artículo en el que intento resumir mi periplo le sucederá artículos consagrados a Tel Aviv, la vibrante capital del país, y a Jerusalem, la capital espiritual. La primera, una ciudad pujante y cosmopolita, habitada por boulevards, playas, cafés y moderna arquitectura, me encantó. Por su lado, Jerusalem es una ciudad monumental, el verdadero cruce de civilizaciones, que nos permite sumergirnos en la historia de las religiones que la mayoría abrazamos.
Una vez hecho esto, les hablaré de las tierras sobre el Mediterráneo, de la moderna Haïfa sobre el monte Carmel, y de los antiguos castillos de los cruzados en Acro, la ciudad amurallada.
Ahora que he retomado mi blog de viajes, se sucederán los relatos de estos lugares maravillosos.


Durante este viaje increíble, visité las llanuras fértiles alrededor del Mar de Galilea, a la comarca que se conoce como el granero de Israel, y después cuando bajé a los valles habitados por las comunidades israelitas, árabes y drusas. Se trata del suelo en el que Jesús pasó su juventud. Allí estuve en Nazareth, la ciudad bíblica, y también otras ciudades antiguas y sagradas para el pueblo judío tales como Tiberias y Safed.


Uno de los lugares que más me marcó fue Jerusalem, la ciudad dorada ubicada en el centro mismo de Israel, en los montes de Judea. Ciudad de ciudades, Jerusalem conserva intacto su casco histórico pero es otra de las capitales modernas del país. Consagrada a tres religiones, el judaísmo, el cristianismo y la religión musulmana Jerusalem es lamentablemente el teatro de episodios de violencia en nuestros días. Sin embargo, tuve la suerte de disfrutar de mi estadía y de no haber tenido ningún problema. Todo lo contrario. Acompañada por guías palestinos en Belén llegué a conocer el lugar donde nació nuestro Señor Jesucristo. Esta fue una experiencia mágica.
También llegué al Muro de los Lamentos y subí hasta el Templo de la Roca, muy próximos.
Todo salió bien.


En todo el recorrido no podían faltar la visita del Mar Muerto, ese extraño lago cuyas aguas benéficas son tan saladas que nuestros cuerpos flotan plácidamente y cuyo fondo barroso tiene también propiedades curativas.
Después descubrí la fortaleza histórica en las alturas de Massada, en el desierto de Judea.
Al final, les contaré que estuve un día y una noche en medio del desierto, en un campamento de beduinos, paseo en camello incluido.
Todas fueron experiencias extraordinarias para esta viajera.


El final de mi peregrinaje llegó cuando atravesé el desierto de Néguev hasta el llegar a orillas del Mar Rojo, sus arrecifes y playas en la bonita ciudad balnearia de Eilat, la ciudad más meridional de Israel, como un oasis de frescura en medio de esas arenas ondulantes.


Termino así un breve resumen de este viaje inolvidable, como un pequeño vistazo de los artículos que les prometo escribir.
De cualquier manera, dado que el mío es un blog de viajes de tipo generalista, no se preocupen, no los voy a fatigar con mis relatos de este viaje que de alguna manera ha cambiado mi vida. Los capítulos vendrán de a poco.


P.S. Los invito a visitar mi página de viajes en Facebook. Los "likes" serán muy apreciados.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails