27 de enero de 2009

Paseando por Roma



Armemos un recorrido por Roma de cuatro días inolvidables.
Uno de ellos nos va a llevar el
Vaticano, a recorrer los grandiosos Museos, la soberbia Capilla Sextina, a emocionarse dentro de la Basílica de San Pietro, bajar a las catacumbas y ascender con paciencia a la cúpula, admirando desde lo alto la Via della Conciliazione. Todo resulta imperdible.
Otro medio día conviene dedicarlo imaginar que recorremos la Villa Borghese, la maravilla de sus jardines, lo bello de sus salones.
Ambos días van dejando recuerdos imborrables.
Ahora bien, el resto de los días distribuirlos con la ayuda de alguno de los coloridos mapas de la ciudad.
Hay mucho para hacer…
Paseos por Palacio Farnese y el Campo dei Fiori. Conviene pasar de día y de noche, se apreciarán dos paisajes totalmente diferentes.
Recorrer la Piazza Navona, detenerse delante de sus fuentes, y asombrarse con las telas de los pintores. También recomiendo hacerlo de día y de noche.
Acercarse al Panteón, apreciar la increíble cúpula, las esculturas y los mausoleos de Rafaello y de Vittorio Emmanuele II.
Pasar por la Fontana di Trevi y contagiarse de la alegría de su ambiente casi mágico, de día y de noche.
Recorrer el Quirinale y su entorno en lo alto de una de las colinas. Subir y bajar la escalinata de la Piazza Spagna, mirar las obras de los artistas callejeros e impregnarse del perfume de las flores que la rodean.
Pasear por la elegante Via dei Condotti y darse el gusto de entrar a cada una de las casas de los célebres diseñadores.
Cruzar el Tevere y detenerse en el imponente Castel Sant’ Angelo.
Conocer la piazza delle Cinque Scuole, el antiguo Pórtico en honor de Octavia y el tradicional barrio judío.
Admirar el Teatro di Marcello, de arquitectura similar al más célebre Coliseo.
Subir hasta los edificios oficiales del Campidoglio y admirar el monumento de Vittorio Emmanuele II emplazado en el lugar que los romanos llaman “máquina de escribir”.
Visitar al menos uno de los museos capitolinos.
Rodear y entrar a la antigua Roma conociendo el “Colosseo”. No tomarse fotos con los modernos gladiadores.
Imaginar la vida de los romanos paseando por entre las ruinas del Foro y entrar por la Via dei Fori Imperiali. Detenerse a mirar los frescos que reflejan el avance del Imperio a través de los siglos.
Pasar por debajo de los arcos de Costantino y de Tito.
Caminar por la Via della Consolazione hasta el Circo de Massimo. Descubrir la iglesia de San Pietro In Vincoli y detenerse a admirar el extraordinario Moisés de Michelangelo.
Conocer la iglesia de San Pietro in Carcere y la Basílica de San Nicola in Carcere.
Pasar por delante del antiguo templo de Vesta.
Llegar frente a la “bocca de la Veritá” y animarse a meter la mano dentro de sus fauces amenazadoras.
Cruzar al Trastévere por el Ponte Fabrizio, llegar a la Isola Trasteverina, dejando de lado el Ponte Roto.
Pasear por la Via Vittorio Veneto, y llegar a la Piazza Barberini.
Conocer la Piazza di Monte Citorio, admirar sus fuentes y la imponente colonna.
Conocer la Piazza Colonna y su columnata de Marco Aurelio, frente a la Galleria Alberto Sordi.
Roma, bella, antigua, mágica, inolvidable, ineludible.


Me permito recordarles que el centro histórico de Roma fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Histórico de la Humanidad.

Precisamente, Tripadvisor y la UNESCO sellaron recientemente un acuerdo de cooperación para ayudar a proteger ese maravilloso legado.

Para más información, sugiero visitar los sitios de Tripadvisor y de la UNESCO dedicados a este tema:

http://www.tripadvisor.es/WorldHeritageSites

http://whc.unesco.org/en/list/91



Sugiero seguir en mi blog, y visitar el Vaticano

Y para aquéllos que les agrade… les recuerdo pasar por mi blog en francés “L´Origami, les voyages ….” en http://elisaorigami.blogspot.com/

Los espero….

Serendipity, los viajes y los lugares del mundo. Roma