27 de abril de 2009

Empezar a conocer Palermo, en Buenos Aires

Soy rosarina e hija de una porteña. Por eso me permito hablar de uno de los hermosos y antiguos barrios de Buenos Aires: Palermo.
Ya he dicho algunas veces que no me alejaría por nada de Rosario, pero si tuviera que pasar una temporada en la capital, elegiría sin dudas vivir en este barrio, tanto como en Colegiales o Belgrano.
Palermo está colmado de atracciones para turistas y locales.
Es principalmente residencial. Sin embargo, los edificios de oficina fueron incrementándose en la última década.



En el corazón del distrito se destacan los bosques de Palermo, que son el “pulmón verde” de la ciudad.
Dentro de sus límites el parque encierra un campo de golf, el hermoso Jardín Japonés, administrado por la colectividad nipona, una cancha de polo, el planetario Galileo Galilei, un velódromo, el antiguo paseo del Rosedal y un gran lago.




El conjunto de parques es comparable en belleza y extensión con el Hyde Park de Londres o el Bois de Boulogne de Paris.
El Jardín Botánico fue inaugurado en 1898, es obra del arquitecto y paisajista francés Carlos Thays, en una superficie de casi ocho hectáreas.
Cuenta con miles de especies, las características de cada provincia argentina y algunas áreas destinadas a la flora de cada continente. Está decorado con numerosas esculturas y fuentes.


El Zoológico de la ciudad, creado hace más de cien años, es un paseo al que se puede dedicar buena parte de un día.
Posee una gran variedad de especies animales y una arquitectura que reproduce obras clásicas del mundo.
El portal de entrada reproduce el Arco de Tito de Roma, el Palacio de los Elefantes es una réplica del Templo de la diosa Nimaschi de Mumbai y más allá el Templo de Vesta es una réplica del romano.


Palermo es el distrito de mayor extensión de la ciudad, y se destaca por sus elegantes viviendas y sus calles arboladas. Las especies que abundan son las tradicionales tipas, los jacarandaes, los palos borrachos, los lapachos y los ceibos.
A lo largo de las avenidas se encuentran elegantes residencias, embajadas y torres de departamentos.



Otro sitio emblemático del antiguo barrio es el Hipódromo de la ciudad, que devino mítico por las letras de algunos tangos.
Menciono también a la Plaza Italia, uno de los lugares con mayor movimiento de gente y transporte en toda la ciudad. En el centro se ubica el monumento a Giuseppe Garibaldi y en sus alrededores se estacionan los “mateos”, esos antiguos carruajes tirados por caballos, ideales para recorrer el barrio.



Y La Rural, es el centro de exposiciones más importante de la ciudad y del país, con más de 100 años de antigüedad y de tradición porteña.
Pensar en Buenos Aires es también pensar en este barrio tan hermoso como tradicional.
Sigo en la próxima entrega….


Sigamos en Palermo y en mi blog y almorcemos en Social Paraiso y demos un paseo por Palermo Soho