9 de mayo de 2009

La caminata de cada mañana, en Rosario, Argentina


Uno se sorprende mucho de lo que ve sólo algunas veces y no lo suficiente de lo que vé todos los días.

Todos los días es necesario hacer algo de actividad física para sentirse bien y estar en forma.
Entonces, como tenemos el privilegio de vivir en una ciudad como Rosario, Argentina, podemos disfrutar de la barranca de nuestro Paraná para hacer una hermosa caminata temprano cada mañana.




En nuestra ciudad disfrutamos todavía de una suerte de "primavera de otoño", aún en durante el mes mayo.

La temperatura llega a los 20° a las 9 :30hs.
La de este día en que tomé las fotos, iba a ser otra jornada casi primaveral. Daban ganas de dar este hermoso paseo.

Empezamos con mucha energía, muy dispuestos.




Los senderos donde caminamos están flanqueados por árboles cuyas ramas cubren el camino. Un placer tener algo de sombra fresca, sobretodo en esas mañanas todavía calurosas.




Pasamos cerca del césped. Todavía está mojado por el rocío de la madrugada.




La vista del río ancho y de las islas vecinas. Se aprecia a lo lejos el puente que une Rosario con la ciudad de Victoria, provincia de Entre Ríos. Un paisaje fantástico.





Que hermoso es nuestro río. Es tan habitual verlo a diario, lo tenemos tan cerca, pasamos tantas veces por la costa que casi no nos sorprende.




Durante todo el trayecto aprovechamos la sombra de los grandes árboles y disfrutamos del canto de los pájaros. Es hermoso.





El río asoma entre los arbustos, refleja el sol como un espejo.





Vemos que todos hacen lo mismo que nosotros : algunos caminan con energía, los más jóvenes o mejor entrenados corren.
Otros pasean en bicicleta o en rollers.




Vemos a la derecha la «Casa del Tango», recientemente inaugurada.
En una oferta conjunta se encuentran el salón donde se dan clases, un bar con su terraza al sol, y un restaurant bien ambientado.





Durante el recorrido pasamos por varios caminos diferentes.
Son casi 3,5km de caminata en nuestra ida y otro tanto de vuelta, cada mañana.







El río Paraná aparece una y otra vez, detrás de los árboles y los arbustos que crecen en la barranca.






Qué hermosa es esta primavera de otoño.
Pareciera que el verano no quiere partir...
Los suaves rayos del sol todavía nos regalan esta tibieza y este brillo. Cosas de la naturaleza...



Este extraño graffiti está pintado en la parte inferior de un pequeño monumento de forma piramidal, ubicado en un costado del sendero, dedicado a la diversidad.
El juego de palabras hace que «C/CD» se transforme en el dicho popular, ahora anglicismo «Calavera Don´t Chilla».






Esa mañana una ligera bruma se posaba sobre el agua.





Continúan los senderos que pasan por parques flanqueados por árboles de muy variadas especies.






A nuestro lado hay plazas donde la gente se acerca a leer o a tomar mate, y los chicos juegan en los areneros y pasean en sus bicicletas.





La costa, la barranca, las islas, el largo río, siempre presentes.






Llegamos a lo alto del Parque de España.




La vista desde la escalinata.





Vemos en esta foto el corazón del Parque de España. El monumento es hermoso y sorprendente. Emplazado en un lugar de privilegio.
En ese lugar se encuentran además el Colegio Español, un anfiteatro y una sala para exposiciones y eventos.





En este preciso lugar me pregunto cada día : "Tengo que subir todos esos escalones? Podré hacerlo?"






Y…. llegamos… mi corazón late fuerte. Tomo aire y.... comenzamos el regreso. Veo chicos que suben corriendo... Cómo lo hacen?






De vuelta, en lo alto del parque, otra vista soberbia. No logro acostumbrarme.








Otra vez hermosas y cuidadas palmeras por el camino.
Algunas ya tienen sus flores.








Pasamos por uno de los clubes de pesca más frecuentados. Se encuentran abajo, sobre la barranca. Se necesita bajar por escalera o ascensor.
La mañana es uno de los mejores momentos para pescar, usando la línea o el medio-mundo.






Muchas jóvenes, y no tanto, hacen gimnasia al sol, solas o con la ayuda de trainers.






Este es el lugar donde los chicos se reunen para competir haciendo acrobacias y saltos con sus patinetas. El mural exterior fue pintado por veteranos ex-combatientes en la guerra de Islas Malvinas.



Volvemos a paso más lento.


La vista del río entre plátanos y palmeras nos ayuda a olvidar la fatiga.



La zona de la costa y de la barranca están pasando por trabajos de mantenimiento. Desde hace algun tiempo, el agua comenzó a debilitar los muros naturales y se produjeron desprendimientos, por lo que la municipalidad se vio obligada a hacer este trabajo.





Los rayos del sol, el agua, los árboles.




Este es un simpático restaurant: Los Jardines de Hildegarda. Se accede por un ascensor y se come en la barranca, a orillas del Paraná. La especialidad: pescado de río en todas sus variantes.




Continuamos el regreso por el sendero contiguo al Museo de Arte Contemporánero (M.A.C.R.O.) ubicado en los antiguos silos portuarios reciclados.
Vemos los hermosos colores elegidos para decorarlos.







Un buen momento del día para pasear tranquilamente en velero.





El afiche anuncia la media maratón de mañana, domingo 10 mayo.
El sponsor: Adidas.
Creo que alguna vez podríamos participar, entrenamiento de por medio.
Después de todo son sólo 21km.
Y tenemos todo un día para llegar a la meta, no es cierto?



Después de casi una hora y media de marcha, llegamos al Boulevard Oroño.
Vamos a desayunar a casa. Estamos cansados, contentos, conformes.
Empezamos otro día, pero de un ánimo completamente diferente.

Y Cómo es vivir en Rosario?
En mi blog...
Y para aquéllos que les agrade… les recuerdo pasar por mi blog en francés “L´Origami, les voyages ….” en http://elisaorigami.blogspot.com/
Los espero...