6 de julio de 2009

Magic Kingdom, la magia de Walt Disney en Orlando, Florida

Magic-Kingdom-Walt-Disney-World




Tal vez muchos sepan que Magic Kingdom es un parque gigantesco de Walt Disney World dividido en varios sectores: Main Street U.S.A. ubicado a la entrada, y AdventureLand, FrontierLand, Liberty Square, FantasyLand, Mickey´s Toontown Fair y TomorrowLand.
Pero lo que vengo a pedirles es que me acompañen, y confirmen que es posible encontrar magia, fantasía en este lugar.
Ya lo han hecho. Este artículo se ha convertido en uno de los más populares de mi blog de viajes



De todos los parques que recorrimos en el universo Disney, éste fue sin lugar a dudas el que más me gustó. Habíamos elegido especialmente el día para la visita para poder disfrutar del fabuloso show nocturno. 
Tener en cuenta que no se organiza todos los días…



La consigna de ese día era "Celebrate Today". Casi como una orden, tanto para los visitantes, como para cada uno de los participantes que animaban esa suerte de fiesta permanente.
Cada sitio nos lo recordaba, y era un verdadero festejo de la alegría de estar en ese momento, en ese lugar.



Yo llegué como acompañando a mis hijas, que ya lo habían visitado con amigas algunos años atrás. Pero confieso que me reencontré con una parte de mi infancia que estaba dormida.
Esa parte se despertó ya en a avenida principal que conduce al maravilloso castillo de Cenicienta.
Es mucho más hermoso de lo que había imaginado...
Y desde el palacio se abren las distintas áreas de juegos y de espectáculos.



En la plaza central vemos la estatua de Walt Disney, el creador de todo este mundo, que aparece tomando de la mano a su fabulosa criatura: el simpático ratón Mickey.
Ambos son personajes entrañables ...



Llegamos temprano en un día de febrero, caluroso y nublado.
La avenida principal, la Main Street U.S.A. se encuentra flanqueada de negocios de souvenirs firmados "Disney", y se asemeja a la de una elegante ciudad americana del siglo XIX.

Maravillosa ambientación, flores en las plazas y en cada uno de los balcones, coloridos carrousels, empleados del parque sonrientes y vestidos como en aquella época, incluso los que ofician de fotógrafos. Éstos tienen muy clara la perspectiva de cada grupo o familia, respecto del castillo de ensueño...



Los personajes de fantasía se pasean por el parque, saludan a grandes y a chicos y posan sin cansarse para miles de paseantes transformados en fotógrafos. 
Se ve a los más pequeños que creen estar verdaderamente delante de Mickey o Donald. Es un placer estar cerca de ellos cuando los descubren asombrados.
Y confieso otro secreto: yo también llegué a creer que estaba junto a ellos.



Me encantó hacer el paseo por el río a bordo del barco a vapor, el que pomposamente se conoce como "Liberty Belle", con su rueda gigantesca.

Partimos de un antiguo muelle. El capitán relataba lo que veíamos, nos contaba historias y de pronto cantaba con esa voz profunda, típica de la región del sur del Mississipi. Desde la cubierta veíamos "The Haunted Mansion", la casa embrujada, mansión de fantasmas, con ominoso cementerio incluido.



En FantasyLand, me encantó pasear por entre el universo de muñecos de “It´s a small world”. La música y las pequeñas muñecas representando cada país del mundo eran encantadoras. La magia de un mundo en miniatura, la ambientación de cada región, y hasta un gauchito bien criollo de estas pampas....

Después, como niños, volamos junto a Peter Pan y sus amigos y aprovechamos los "fast pass" para "Mickey´s Philarmagic". Este es un juego en 3-D genial, una loca orquesta dirigida por Donald.
Pueden imaginarse…


En FrontierLand mis hijas disfrutaron de Splash Mountain al mismo tiempo que nosotros dábamos un paseo por la isla de Tom Sawyer
Era tal como la había imaginado desde las lecturas de mi infancia. Se llega a un muelle y se cruza en balsa. Pude ver la pequeña casa de Tom, la gruta, el puente de troncos y el molino, y el muro donde Tom pintó el nombre de su amada Becky…


Pasando por AdventureLand, visitamos... mejor dicho, subimos a la casa en el árbol de los Robinson Suizos. El hogar de los náufragos emplazado en el árbol tenía sus habitaciones, sus objetos, lleno de detalles increíbles.




En Liberty Square se encuentra el célebre Hall of Presidents …. pero se encontraba cerrado por trabajos de acondicionamiento para recibir al entonces flamante Presidente Obama, a reabrirse en estos días de julio.
Quedará para una próxima visita...



Y el show era “Celebrate Today”. Realmente emocionante. Disfrutamos de un desfile en el que participaban todos los inolvidables personajes que bailaban y saludaban desde carrozas fantásticas.
Una fiesta de música y de color estalla a partir del momento en que llegan Mickey y Minnie.



Adorable la casa de Minnie. Es preciosa, con su dormitorio, su cocina y su jardín llenos de sus pequeños objetos, que tienen el sello de su dueña.
Todo es prolijo y ordenado. Está llena de sorpresas.


En “Mickey´s Toontown Fair” visitamos también “Mickey´s Country House” o casa de Mickey.
En esta casita reina el desorden, en especial en el taller. Por el dormitorio, la fila de zapatos de Mickey despierta las carcajadas de todos.


Atención, en el jardín está la casita de Pluto...


En The Toontown Hall of Fame Tent es necesario tener paciencia y hacer fila para conocer a Mickey, Minnie y a las princesas y a las hadas.
Sí, sé lo que están pensando. Yo también esperé y las saludé.



Disfrutamos a la tarde del show “Dream along with Mickey” con Mickey, Minnie, sus amigos y las hermosas princesas, salidas de los cuentos que cantaban y bailaban delante del castillo.
Una pareja reproducía las canciones desde el escenario en el lenguaje de señas.



A la noche todos se preparan para el desfile de “Spectro Magic” a lo largo de la calle principal del parque. Si bien conviene llegar y reservar el lugar por adelantado, todos pueden ver y aplaudir el paso del desfile.

Es maravilloso. Se ve pasar las carrozas iluminadas con los todos los personajes de fantasía. Mi cámara no descansaba un segundo...


Al fin, el parque cierra con "Wishes", un show de fuegos artificiales y de música inolvidable. 
El castillo de Cenicienta brillaba y cambiaba de colores, hipnotizándonos como en masa, llegando a representar hasta el sombrero del hechicero. Todo invita a soñar.
Uno se siente niño otra vez.
Imperdible.

Y los invito a seguir disfrutando de la magia visitando el E.P.C.O.T. Center, en otro de mis artículos.