1 de noviembre de 2009

En Argentina, postales de Buenos Aires: barrio de Palermo Viejo o Soho


Hoy les dejo un artículo sobre el barrio de Palermo, uno de mis favoritos. Un barrio con historia e identidad propias. Palermo, lleno de anécdotas y de personajes de Buenos Aires. Palermo, el barrio de Jorge Luis Borges. Palermo, el destino de largas caminatas bajo los árboles antiguos. En la primera foto les muestro a ese raro personaje que toca la guitarra en Utopía, un café ubicado frente a la Plaza Cortazar.



Palermo Soho se ha transformado en una zona chic de Buenos Aires. Ha sido ocupada por los locales de importantes marcas, emplazados en viejas residencias decoradas con elegancia.


Un clásico del paisaje de la Plaza Palermo Viejo: los jóvenes que pasean los perros cada mañana. Un «oficio» original y bien porteño: el del paseador de perros. Se ha popularizado mucho por Buenos Aires.


Me encantan las obras callejeras, lo que se llama “street art”, y que se puede disfrutar por muchas calles del barrio. Abundan los muros como pinturas y la novedad : piezas trabajadas con pequeños trozos de mármoles coloridos en estilo veneciano. Muy bonito.


Palermo y sus plazas. Palermo y sus árboles. Palermo y la frescura de sus veredas y sus terrazas.


Una atmósfera bohemia en los alrededores de la Plaza Cortázar: los pequeños bares, los restaurantes, las librarías, los ateliers, los locales de venta de muebles antiguos, de accesorios y de indumentaria de diseños originales.


Palermo y su verdadero "show" de vidrieras, alocados, divertidos. Aquí la colección de enanitos multicolores de «Calma Chicha», local de decoración sobre la calle Honduras.


Palermo y la temporada de saldos de invierno en las boutiques. Se trata de atraer a los posibles clientes : el éxito de las « SALES ». La competencia entre quienes diseñan los escaparates hace que apelen … a casi todo.


…. aún a mannequins bastante « sexy » por lo visto. La lencería y las medias se ven fantásticas.


En los años ´80, la mayor parte de las residencias fueron restauradas y hoy han sido ocupadas por las boutiques de moda y decoración, o son habitadas por artistas y profesionales.


Simpático, no ?


Por las calles de Palermo se puede encontrar un poco de todo : objetos hermosos, accesorios insólitos. La presencia de ferias y de negocios de artesanos y de artistas exhiben todo tipo de creaciones originales.


Un must de Palermo Soho: los hermosos pasajes. Hablo de Russel, Santa Rosa, Soria y de Darwin. Adoro esas callecitas soleadas y tranquilas. Se ven colores por doquier.


Algo más de "street art" en las cortadas y en los pasajes escondidos de la vista del gran público, pero a menudo abiertos a los artistas...


Luego de las largas caminatas por el barrio, Palermo invita sobre sus veredas a tomar un descanso y a simplemente observar la gente …. pasar.


Palermo y sus preciosas vitrinas de calzado. Un clásico : elegir ahí artículos de diseño super exclusivo.


La famosa «Papelera Palermo», sinónimo de variedad, color, diseño y concepto.
Palermo Viejo... Palermo Soho, tan parecidos al Soho neoyorkino o al distrito de Le Marais en París, pero con una impronta que le es propia. Mi preferido en Buenos Aires, sin dudas.




Seguimos en mi blog…. Buenos Aires, Palermo y mi restaurant favorito, el Social Paraíso