29 de diciembre de 2009

El árbol más antiguo de Buenos Aires en La Recoleta

La Recoleta, Buenos Aires, Argentina, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

Hace muy poco, redescubrí algo curioso y sorprendente en el elegante barrio de La Recoleta. No recordaba hasta ese día, de aquéllos paseos de la infancia con mi madre, la historia del primer gomero de Buenos Aires.
Es la historia tantas veces escuchada, la de Martín José de Altolaguirre, célebre agrónomo del siglo XVIII y que era propietario de una enorme granja llamada "De la Recoleta", allá por el año 1791.
El inmueble se extendía desde el huerto de los Recoletos hasta las orillas del Río de La Plata. Allí había plantado árboles de frutas y otras especies algo más exóticas.
El primer gomero plantado, un “ficus elástica”, continúa allí, indemne y severo, y en el mismo lugar, a pesar del paso del tiempo.
El árbol inmenso soportó hasta la construcción de una gran playa de estacionamiento subterránea muy cerca de sus viejas raíces.


La Recoleta, Buenos Aires, Argentina, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

El famoso árbol está todavía de pie. Y se lo ve bien robusto después de más de 200 años, y además sabemos que ha tenido descendencia en otros gomeros del barrio. Uno de los más cercanos está situado delante del Palais de Glace.
En realidad se dice que la mayor parte de los árboles de esta especie en la ciudad descienden de éste, el más anciano de Buenos Aires.
Sus medidas son totalmente increíbles.
La base del viejo y respetable árbol tiene más de 7 metros de ancho, y algunas de sus inmensas ramas tienen más de 20 metros de largo. El diámetro de su copa frondosa tiene casi 50 metros.


La Recoleta, Buenos Aires, Argentina, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

Los niños disfrutan jugando en su tronco gigantesco.
La plaza donde está ubicado es la del "Paseo Chabuca Granda", y se encuentra muy cerca de las hermosas terrazas colmadas de bares y de restaurants, todos entre los más elegantes de Buenos Aires, y de la hermosa iglesia de Nuestra Señora del Pilar. Uno de ellos es el tradicional “La Biela”, frecuentado por los fanáticos del automovilismo y por el turismo extranjero, por supuesto.

P.S. Acá, un artículo de Diario Clarín habla de este "viejito"