5 de febrero de 2010

Londres. Encuentro en Little Venise, camino a Camden Town






Unos días en Londres.
Cita de oro con amigas bloguers, por la mañana, antes de la Fiesta en el Támesis. Estaba ansiosa sobretodo de conocer a Coralie, una simpática amiga francesa que vive en Londres.
El lugar para encontrarnos: Warwick Station, muy cerca de Little Venice.
Me habían contado de ese sitio increíble en medio de la gran capital.
Las chicas eran tal y como las imaginaba: alegres, curiosas... En pocos minutos parecía que hubiéramos compartido tanto.





El ambiente era alegre y tranquilo en esa pequeña ciudad dentro de la ciudad. Se ven las hermosas barcas amarradas por aquí y por allá con sus pequeñas ventanas adornadas con flores.
Algunas barcazas se transformaron en bistrots o restaurants flotantes. Esperamos el horario de salida para antes formar fila y compartimos un café.
Excelente pausa para seguir conversando, y planificando las horas a seguir que había que aprovechar al máximo.
El primer barco para el mercado de Camden Town partía muy cerca de uno de esos simpáticos cafés.

Comenzamos el recorrido. 
Era una excursión divertida, inesperada.
Osky era testigo de nuestro encuentro. Nos observaba conversar sin pausa, tratando de disfrutar cada instante en el que estábamos juntas. Casi no comprendía el motivo de nuestras risas, salvo cuando le explicamos algo en inglés … o en español, gracias a Laetitia. Hablamos todo el tiempo en francés.
Tomamos esta suerte de "vaporetto" al inicio de su recorrido y remontamos el canal hasta llegar a Camden Market. Pasamos por Regent´s Park. Una buena parte del público bajaba con sus niños para disfrutar del día en el Zoo.




Durante todo el paseo aparecían y desaparecían terrazas iluminadas por el sol de un lado y del otro de la suave barranca.
Nuestra cámara no se detenía. Coralie y Fabienne comparten mi pasión por la fotografía. Es más que evidente: se puede disfrutar de ello simplemente visitando por sus blogs. Fabulosos.


Los patos que pasaban se dejaban fotografiar en el agua tranquila. Era muy divertido, parecían acostumbrados a tanta compañía.
Se suele comparar a este paseo con el que se hace en vaporetto en Venecia, La Serenissima, con puentes y canales. Sin embargo, esta es una versión mucho más pequeña y simple del Canalazzo, si se hace un fuerte ejercicio de imaginación, pero es simpática, con sus vías estrechas. Y los pequeños puentes son encantadores.




Este distrito de la gran ciudad tiene un encanto apacible. Es un rincón de lo más original de Londres.
Los barcos quedan amarrados a los muelles, como pequeñas casas pintorescas.


A orillas del agua se puede ver grandes jardines colmados de árboles, muy prolijos, gente paseando, y hasta una enorme tela para contener a algunos pájaros, casi como una jaula gigante, elevada. Nos llamó bastante la atención.
Las hermosas residencias de los alrededores son imponentes. Debe ser muy bueno vivir en una de ellas, en ese barrio, en fin, en una ciudad como Londres…. Tal vez, como ocurre a menudo, los habitantes de Londres no opinen lo mismo. Al menos era lo que las chicas me comentaban.



Por Little Venice uno se aleja por un buen momento de la ciudad y de sus sonidos. Casi es posible imaginar la campiña, rodeados de vegetación, escuchando el canto de los pájaros, muy cerca de las barcazas que se deslizan tranquilamente.



Finalmente, llegamos al mercado Camden Town. Colores y gente a un lado y a otro. Bajamos y entre risas nos vamos perdiendo y reencontrando entre los pequeños locales. Mientras, continuamos con los pequeños descubrimientos de ese rincón de la ciudad, juntas y felices.

Mis coordenadas:
Little Venise
Camden Market
Londres W2