4 de mayo de 2010

Fontana di Trevi, un lugar mágico de Roma

Fontana di Trevi, Roma, Elisa N, blog de viajes


Fontana di Trevi, Roma, Elisa N, blog de viajes

Les hablo siempre de mi país, Argentina, y de sus enormes bellezas.
Pero, viajera empedernida, no olvido escribir sobre otros lugares de ensueño. Por ejemplo, Roma y sus monumentos.
Roma y su bella Fontana di Trevi, una de las construcciones más famosas de la ciudad eterna, un icono de su belleza.
Recuerdo haber llegado a la pequeña plaza sobre la cual se encuentra, siempre colmada de público, tanto de día como de noche. Es más, la he visitado en invierno y en verano. La atmósfera es siempre como electrizante. Es una tarea difícil, mas no imposible, la de tomar una buena foto.

Fontana di Trevi, Roma, Elisa N, blog de viajes

Me encantaron sus esculturas magníficas, el murmullo permanente del agua, los gritos alegres de los visitantes, las enormes columnas y por sobre todo la alegría que la rodeaba.
El ambiente es verdaderamente mágico.
Admiraba esa imponente arquitectura barroca y el conjunto de estatuas representando los personajes mitológicos.


Fontana di Trevi, Roma, Elisa N, blog de viajes

Esperamos con paciencia para cumplir la tradición y arrojar nuestra moneda. Todos quienes allí llegan siguen la costumbre para "asegurarse" volver un día a la ciudad. Por lo que el fondo de la fuente brilla lleno de pequeñas piezas.

Entonces, fue necesario dar la espalda a la Fontana de Trevi para confirmar el regreso a Roma
Y es precisamente reencontrarse con Roma. He ahí la verdadera fortuna. Y no la de encontrar la pequeña moneda algún día!

Fontana di Trevi, Roma, Elisa N, blog de viajes

Fue extraño… Cerraba los ojos y veía la escena donde la bella Anita Ekberg en «La Dolce Vita» tomaba un baño dentro de la fuente. En ese, mi sueño, veía también a Fellini que decía: Acción!

Y además, pensé en la querida China Zorrilla que representaba el mismo papel en «Elsa y Fred». El cine argentino contaba la historia de una mujer madura que cumplía su sueño, acompañada de su enamorado.
Abrí mis ojos algunos instantes después, y volví a la realidad.
Es que la Fontana di Trevi, es un lugar perfecto para soñar...