26 de junio de 2010

Verano en Brujas, Bélgica, la Venecia del norte, una ciudad medieval

Brujas en verano. 
Se trata de una ciudad medieval, encantadora precisamente en esa estación tan especial.
Villa verde, con un ambiente especial y embriagador.
La "Venecia del norte" se descubre en barco, a pie, en carruajes.
Y descubrirla a pie, en verano, en el mes de setiembre, fue un verdadero placer.
Aquí mi descubrimiento, paso a paso...
Brujas es....


Primero, es darse cuenta que Brujas tiene además obras modernas


Pero en la que se pueden encontrar también negocios llenos de colores, de objetos simpáticos.


Y admirar los conjuntos de esculturas justo antes de ingresar a la ciudad antigua, a pasos de la estación del ferrocarril.

En sus calles pude contemplar las más hermosas muñecas de tamaño natural… sonriendo



Y me sorprendí dentro de un museo.



Caminé descubriendo  las cúpulas maravillosas recortadas en el cielo.



Para pasar después debajo de arcadas encantadas



Hasta noté la presencia de uno de los habitantes del famoso convento, pero no de los habituales.



Y al fin, pregunté el nombre de una calle a unos personajes muy serios… Y no tuve respuesta.
Y recomiendo prueben la verdadera cerveza belga en Brujas y admiren el fabuloso atalaya...