16 de septiembre de 2010

Florencia. Fotos de la cuna del Renacimiento

Firenze-Florencia-Italia

Florencia, la ciudad de las cúpulas, verdaderos monumentos. Las cúpulas dominan la planicie florentina. Son la prueba de la grandeza arquitectural de Florencia.
El paisaje de Florencia es una serie de imágenes cúpulas, cúpulas que se recortan de los otros edificios formidables.

Firenze-Florencia-Italia

Florencia, sus plazas con historia, la Piazza della Repubblica, su forma elíptica, la antigua plaza del Mercado Viejo, un lugar de una enorme belleza, siempre colmado de público.


Florencia y sus museos. De hecho, ella es lo que se da en llamar un verdadero museo al aire libre. Aquí el Museo del Bigallo, Piazza di San Giovanni, ubicado en un pequeño palacio magnífico.


Los pavimentos de la soberbia catedral de Santa Maria dei Fiori, construidos en mármol policromo se atribuyen a Baccio d’Agnolo y a Francesco da Sangallo.


En Florencia se debe visitar el Palazzo Vecchio, cuyas columnas han sido suntuosamente decoradas  con molduras doradas.


Florencia, y los recuerdos de las inundaciones de noviembre de 1966, uno de los eventos que más ha marcado a la ciudad, a cause de los daños sufridos en edificios y en obras de arte.


Visitar Florencia es también probar su famosa “bistecca à la fiorentina” esa carne jugosa, tierna y de gran calidad, un must de la gastronomía toscana.


Florencia, en la Chiesa Di Dante, delante de la cual se dice que Dante vio por primera vez a su amada Beatrice Portinari y se enamoró perdidamente de ella. La pequeña y humilde iglesia es antigua por cierto (1032) y en su interior se encuentra la sepultura de Beatrice.


Hablaba de Florencia, un museo al aire libre, lleno de monumentos, de estatuas en sus calles empedradas, de edificios y palacios imponentes de los cuales las fachadas son sublimes.


El Palazzo degli Uffizi, sede de la fabulosa galería homónima. Su forma de herradura, el corredor decorado por nichos dentro de los que es posible descubrir las estatuas de esos florentinos célebres, que vivieron en la Edad Media.


La fachada de la Basílica de Santa Croce, tan bella, sus tres puntas, sus cuatro pilares culminando en flechas, recubiertos de mármol verde y blanco. Es notable la estrella de David en el centro. Magnífica.


Niccolo Macchiavello, pensativo.


La estatua del poeta inolvidable, de Dante Alighieri, en la plaza, delante de la entrada a la basílica de Santa Croce.


La cúpula de Santa Maria dei Fiori, la cúpula de Bruneleschi, la cúpula del Duomo de Florencia, una vista maravillosa de su interior, el Juicio Final firmado por Giorgio Vasari.


Copyright©2013 “Viajes, lugares de la Argentina y del mundo” by Elisa Nievas