31 de octubre de 2010

Un día de Halloween, encontré calabazas por la Calle Freyung @ Viena

Halloween en Viena

Halloween en Viena

Esa noche llegaba Halloween, la Noche de Brujas... como esta misma noche, una fiesta que nos llega desde los pueblos de origen céltico y que tímidamente comienza a celebrarse también en Argentina, mi país.

Los que más festejan esta noche son los jóvenes, que aprovechan la ocasión para reunirse en fiestas. Los más pequeños observan la tradición de los disfraces alegóricos. En mi barrio, en Rosario, Argentina, muchos pasean divertidos pidiendo golosinas. Conviene estar preparados ante esta demanda, que parece ser  cada vez más creciente.

Halloween en Viena

En esa época de brujas, cuando estaba todavía en Viena, una tarde paseaba por el mercado que se arma en la Calle Freyung, a pasos del Bank Austria Kunstforum, ahí donde se presentaba la retrospectiva de Frida Khalo, fui testigo de otra de las tradiciones de este mes de octubre, relacionada también con Halloween.

Halloween en Viena

Como manda la antigua costumbre, muchas familias se habían reunido a ahuecar calabazas. Dicen que éstas iluminan el camino de regreso de los espíritus al mundo de los vivos, dándoles la bienvenida.

Ninguno de los niños presentes parecía preocuparse por la leyenda. Se los veía alegres preparando sus Jack-o-lantern, o tenebrosos candiles de Jack.

Halloween en Viena

Me divertí mucho admirando el trabajo que se exponía al público en el borde de la fuente: una fila de cabezas de calabaza con la típica fisonomía de Halloween, bien dibujados sus ojos, nariz y boca. 

Halloween en Viena

Sabía que la ocasión sirve también para disfrutar de los más deliciosos postres. 
Y estaba en Viena
Por lo que seguí mi paseo tratando de encontrar una maravillosa tarta de calabaza. Quien no habría hecho lo mismo?