6 de octubre de 2010

Roma 2010, llegada a la ciudad eterna

Templo de Adriano Roma 2010

Roma, la ciudad eterna. En este mes de octubre del 2010 la encuentro como siempre: hermosa, alegre, calurosa aún en otoño, despierta hasta entrada la madrugada. 

De Roma 2010

Ni bien el avión levanta vuelo y se aleja de Buenos Aires, empiezo a conectarme con este viaje. No hay nada mejor que el momento en el que las turbinas anuncian enloquecidas el momento de despegar.

De Roma 2010

Otro momento especial es el de descubrir en el monitor, después de un sueño incómodo, que estamos llegando a destino. 

Piazza Navona Roma 2010

Después de instalarme, no sé de dónde saco fuerzas, pero salgo a recorrer los alrededores del apartamento de Piazza Navona. Y es de noche aunque mi reloj biológico indica que es la hora del té.

De Roma 2010

De Roma 2010

Dicen que, cuanto antes, hay que adaptarse al horario de destino. Recomiendan tomar las comidas y acomodar las horas de sueño. En Roma, empiezo con una pizza de melanzane y un tiramisú en la Taverna delle Coppelle. En fin, todavía no había almorzado.

De Roma 2010

Volviendo por la Vía del Governo Vecchio, descubro los simpáticos anuncios de otros restaurants. 

De Roma 2010
Y también los de los cafés que invitan a tomar una copa antes de ir a dormir, por fin.

 Fontana di Trevi  Roma 2010

No sin antes pasar delante de la Fontana di Trevi, y del renovado Templo de Adriano
Una maravilla esto de llegar a Roma
Hasta mañana.