8 de noviembre de 2010

Cómo es dar una vuelta gigante en el Ojo de Londres o London Eye





El paseo en la Millennium Wheel, el tour en el célebre London Eye de Londres, es uno de esos paseos que uno llama ineludibles.
Una verdadera atracción turística. Lo que alguien llamaría un cliché, ya que conozco londinenses que no lo han hecho todavía. Es extraño, porque es una experiencia muy linda. Pero es así para los habitantes de la ciudad.

El London Eye, el Ojo de Londres, es una rueda gigante instalada en ocasión del inicio del nuevo milenio, justo enfrente del Támesis, o Thames, cerca de los Jubilee Gardens, en la orilla conocida como Southbank. A no perderse este vuelo, por así decirlo.

Se disfruta de una vista de la ciudad desde lo más alto. Es para destacar que se llega a los 130 m de altura. 
La vista desde ahí es impresionante y bella.



La rueda puede ser visitada tanto de día como de noche. Como pueden apreciar, yo hice mi paseo en un día nublado, de lo más típico en Londres, y sin embargo la vista a nuestros pies era maravillosa.

El London Eye está compuesto de 32 grandes vagones vidriados, climatizados y totalmente cerrados. Cada uno aloja a más de 20 personas confortablemente ubicadas dentro.
Por momentos te quedas sentado, simplemente admirando. Y después se te antoja pararte a admirar el panorama y tomar fotos. Se lo puede hacer cómodamente.



La vuelta completa lleva alrededor de 30/40 minutos. No se percibe el movimiento suave.

No hay sensación de vértigo ni de pánico.

Es un verdadero placer, se los aseguro.



Como es posible imaginar, mi cámara no se detenía. Tenía tiempo de sobra para descubrir los detalles del paisaje que se extendía a nuestros pies.

El mejor momento llega cuando la rueda se ubica en lo más alto. Qué ciudad hermosa y enorme que es Londres ! Se extiende delante de nuestros ojos y merece ser admirada en todos sus rincones. El río Támesis es también imponente.

Recuerdo que yo me desplazaba de un lugar a otro para no perder ni un detalle del paisaje.



El día en el que fuimos, a fines del verano del 2009, no tuvimos que esperar mucho tiempo en la fila después de haber comprado el ticket. El servicio parece ser siempre muy puntual. Tal vez en alta temporada sea un poco más lento. Sin embargo, no lo parece.

Se sube sin que la rueda se detenga. Es así, y sin ningún riesgo.



Estas son sin lugar a dudas las mejores vistas de Londres : ella a nuestros pies.

Es increíble esa sensación de ver la ciudad de golpe. Sorprende.

Sobre la foto de aquí arriba se veía la usina eléctrica de Battersea, en el sudoeste de Londres.... Atención, este detalle va como un guiño a los fans de Pink Floyd.




Se puede apreciar la torre del Big Ben, el edificio del Parlamento, la Westminster Abbey, los edificios y los rascacielos - el Gerkin - por ejemplo, el Buckingham Palace, el Tower Bridge, los techos de las residencias, la estación Charing Cross, la torre de Telecom, y sobre todo ... el cielo y el Támesis..


Creo que hoy en día es difícil imaginar Londres sin el London Eye.

El precio del ticket es de casi £ 15 para los adultos y de £ 7,50 para los niños.

Un paseo que les recomiendo hacer, sin lugar a dudas.