31 de enero de 2010

Conocí un "chanteur de rue" sin salir de Rosario, Argentina



Como ya saben queridos lectores, vivo en la ciudad de Rosario, Argentina, una hermosa ciudad cosmopolita, ubicada a orillas de un gran río: el Paraná.
Y fue precisamente aquí, y no en París, que conocí a un auténtico "chanteur de rue" francés, o cantante callejero, una postal de antaño de esa ciudad.
Hice el descubrimiento en mi querida Alliance Française. Cuando festejaba su 97º aniversario... No son tantos años, no es cierto?
En ese día, alumnos, autoridades y amigos, celebramos juntos participando de un concierto totalmente fuera de lo común, el de M. Jean-Marie OLIVE, un cantante callejero francés encantador.



Jean-Marie Olive había venido a Rosario a presentarnos su música. Canta, muy bien por cierto, acompañado sólo de su organillo o, como él lo llama, su « orgue de barbarie ». Hizo para nosotros un recorrido por numerosas canciones francesas, algunas muy entrañables y conocidas. Canta el repertorio de artistas consagrados en la "chanson française" Todos ellos se dan cita a su alrededor suyo y de su órgano : desde la inolvidable Edith Piaf ("La Piaf), pasando por Charles Aznavour, Yves Montand, Gilbert Becaud y Josephine Baker. Un viaje musical a través de muchos éxitos y de otros tantos años del siglo XX.


Antes de comenzar con cada canción, M. Olive hacía algo de historia. El no lo había mencionado, pero sabíamos que desde un largo tiempo vive en San Salvador de Bahía, Brasil, donde trabaja y se compromete por los niños más humildes de ese país.
Ha llevado su arte por el mundo entero, invitado por las embajadas de Francia y las Alliances Françaises en ocasión de eventos tales como el Día Mundial del habla francesa, la Fête de la Musique y el 14 de julio.


Les cuento algunas de las "perlas" de su repertorio que me encantaron : "Sous les ponts de Paris", "Mon amant de Saint-Jean", "La chansonnette", "Lili", "Jazz et java", "L´âme des poètes", "La mer" , "Ca c´est Paris", "Où sont-ils donc", "La bohème", y sobre todas, mi favorita "La vie en rose", que fuera inmortalizada por Edit Piaff.


Pudimos conocer a ese órgano tan peculiar (el "orgue de Barbarie"). Es un instrumento mecánico, y muy distinto a los otros órganos conocidos. Produce el sonido y la música por un procedimiento mecánico. Me recuerda mucho a la pequeña caja de música de láminas de metal que compré la primera vez que estuve París…
En las fotos que acompaño pueden apreciar el instrumento. La antigua caja de madera y los mecanismos son comandados por una pieza móvil : cartones perforados para cada una de las canciones a interpretar.
Muchos metros de la más hermosa música francesa. Encantador.


Jean-Marie Olive daba vueltas a la manivela y le daba el ritmo necesario en el momento oportuno mientras cantaba. Su voz era muy hermosa y cantaba sonriendo permanentemente.
Increíble... Veíamos los cartones perforados, unidos los unos a los otros mientras se doblaban sobre sí mismos en zig-zag… Toda la bella música .... limitada por el largo de esos cartones….
Un cantante y un "orgue de barbarie", interpretando sus canciones como en una vieja calle de París…. Pero aquí mismo! En Rosario.
Lo disfrutamos mucho.
Aquí agrego los links a Youtube para que los puedan escuchar. Son "La vie en Rose" y "Mon amant de Saint Jean" por Jean-Marie Olive en la Alliance Française de Rosario, Argentina

Serendipity. Viajes y lugares del munde. Argentina. Alliance Francaise de Rosario. Jean-Marie Olive

29 de enero de 2010

Visita al Vaticano, a la Plaza de San Pedro en Roma


Visitamos el Vaticano y la Basílica de San Pedro en Roma en abril del 2008. En esta ocasión nos acompañó José Gabriel, el joven sobrino de uno de nuestros mejores amigos, que es sacerdote y vive en la Ciudad del Vaticano. Un verdadero lujo, ya que conoce muy bien los museos vaticanos. Compartimos una visita emocionante y nos dejó hermosos recuerdos.
La vista panorámica desde la cúpula sobre la plaza de San Pedro, y las ciudades de Roma y el Vaticano, la Vía de la Conciliazione son impagables, el premio para aquéllos que se atreven a subir la larga y estrecha escalera.


La basílica aloja la tumba del Apóstol Pedro. La catedral se encuentra precedida por la monumental plaza. José Gabriel nos informa que el obelisco, situado en el centro, proviene del templo de Néron y se cree que posee en su interior una pequeña astilla de la Santa Cruz que cargó Jésus en su calvario.



He aquí la cúpula de San Pedro, una obra de arte atribuida a Miguel Ángel Buonarotti. Ella tiene una altura de 131 metros, pero sus proporciones son totalmente armoniosas.


Vemos el la fotografía el llamado centro del "colonnato", las columnas de la inmensa plaza que se ubican en forma de elipse.


La presencia simpática (y colorida) de los guardias suizos del Vaticano.


Otra imagen de la plaza y de una de sus salidas, preparada para recibir una legión de fieles.


Acá podemos admirar la maravillosa Puerta Santa de la capilla, que permanece siempre cerrada, excepto durante los Jubileos.


Otra fotografía en esta entrada de la obra maestra del genial Miguel Ángel "La Piéta". Ella es más pequeña de lo que imaginaba pero magnífica. La estatua está protegida por un vidrio blindado a causa de los daños que tuvo que soportar hace algunos años. Me resulta increíble que haya sido tallada en mármol, tal es la perfección de las formas humanas.




Adoro estas fotografías de la cúpula de San Pedro tomadas desde el interior. Las tomé y recuerdo que me embargaba la emoción. Es tan hermoso ese lugar. Veía la luz pasa a través de las pequeñas ventanas como un milagro. Un espectáculo inolvidable, un verdadero regalo ese momento.



El tesoro de la basílica es la tumba de San Pedro, coronada por el altar mayor, el baldaquino monumental de bronce hecho por el también genial Bernini.




Y casi al final de la basílica, otra obra monumental también realizada por Bernini: el trono de Pedro, coronado por un vitral representando al Espíritu Santo. De este manera se glorifica a la "Santa Sede" y a la autoridad de su Santidad, el Papa.


Aquí la fotografía de otra obra imponente atribuida a Bernini. Observen los detalles de la gran capa tallada en mármol color rosado.


Me gusta mucho la imagen de "Don Orione" y la del pequeño indio Ceferino Namuncurá y de Santo Domingo "el sabio".



En lo alto del Duomo de la basílica de San Pedro. Se descubren las estatuas, y otras obras de arte tales como la campana y la gran cruz. En ese momento se nota que ha valido la pena. El enorme esfuerzo de subir más de 300 escalones tiene su premio. Y además, el paisaje, la vista panorámica.



La Vía della Conciliazione une la ciudad de Roma con el estado Vaticano. Ella conduce a la Plaza de San Pedro, y al aproximarnos podemos apreciar en un fabuloso cuadro la basílica.





Durante la visita de los Museos del Vaticano, es posible admirar los jardines que no admiten la visita del público. Se extienden bastante a la vista, son hermosos, muy bien cuidados. Además, José Gabriel nos cuenta que alojan especies de lo más variadas, hasta tienen instalado un muro cubierto de cactus... Me encantaría haber podido verlo.


La vista del altar mayor. Majestuoso.


Los admirables pisos de los museos y de las capillas. Tienen un valor artístico inapreciable.


Los maravillosos frescos, los murales, las esculturas y los bajorrelieves.




Otra vez la inmensa Plaza San Pedro. No me he cansado de fotografiarla en todos sus ángulos. Se imaginan esa ceremonias celebradas por el Santo Padre delante de una multitud emocionada, en ese lugar gigante. Ella está rodeada de una cuádruple fila de columnas que rematan en 140 estatuas de santos.


Y el reloj de San Pedro.


Me enteré que las columnas de la plaza están ubicadas en forma de elipse, de tal manera que, si uno se sitúa en el mismo centro de la plaza, se visualiza una sola línea de columnas. Es una construcción casi perfecta.
Sublime.

Sugiero pasar por el sitio de la UNESCO que nos presenta los lugares protegidos como patrimonio de la humanidad, como éstos que describo en Roma.

Copyright©2012 “Viajes, lugares de Argentina y del mundo” by Elisa Nievas



27 de enero de 2010

Una foto de Roma


Martes, 4 de octubre del 2005 en Roma.

Columnata de la plaza de España (o Piazza Spagna).

La obra, muy antigua, es magnífica y se encuentra perfectamente conservada. Esta foto, además, me recuerda tanto la ciudad tal y como la ví…

Era un día hermoso, cálido todavía, pero se esperaba una tormenta detrás de esas nubes que amenazaban… Es un poco la imagen que tengo de Roma: nublada y con sol.

Además, me encantaban esos edificios antiguos que rodean la plaza, la mayoría sede de boutiques renombradas, pintados en colores terracota. La gente, bulliciosa y alegre...

Un postal inolvidable, al menos para mí.

Serendipity. Viajes y lugares del mundo. Roma

24 de enero de 2010

París, Bercy, Coulée Verte, pasarela Simone de Beauvoir, salir de los lugares conocidos


Me encanta París y siempre me sorprende. No es justo pensar que París es sólo la Tour Eiffel, el Arc de Triomphe o los Champs Elyseés.... No.

París tiene muchos rincones menos conocidos pero igualmente encantadores.
En esta ocasión les presento algunos.
Aquí arriba vimos la Passerelle Simone de Beauvoir...

Y el parque de Bercy...

Y la Promenade Plantée o Coulée Verte , y Bercy Village...


Qué opinan?
Los invito a pasar por los artículos que describen cada uno de estos lugares...

Patagonia Argentina. Tour del Circuito Chico en San Carlos de Bariloche


Cada vez que se visita San Carlos de Bariloche, en el corazón de la Patagonia Argentina, uno de los paseos más bonitos es el recorrido por la montaña que se conoce como el “Tour del Circuito Chico”.
En realidad es uno de los circuitos más simples y tradicionales que ofrece la ciudad a sus visitantes. Es posible hacerlo a pie o en vehículo. La vista panorámica es muy hermosa.
Se comienza por la Avenida Bustillo, a orillas del lago Nahuel Huapi.


Vista desde el Cerro Campanario

Durante este relativamente corto paseo se conocen lugares de ensueño, paisajes maravillosos, y mucho de la arquitectura y de la cultura de la Patagonia casi sin esfuerzo. Se recorre el camino desde la ciudad, se penetra en los lugares naturales y en esos rincones a penas populares pero llenos de encanto.


Subida al Cerro Campanario

Se pasa por el Cerro Campanario, donde es posible subir a sus 1050m y tener otra de esas vistas espectaculares de los lagos, de la península Llao Llao y de la isla Victoria. En la cima del cerro se encuentra una terraza con una cabaña y casa de té donde se puede disfrutar de las delicias de la repostería típica de la región.


El magnífico hotel Llao-Llao

Vista de la capilla San Eduardo

Después, continuando por la Avenida Bustillo, y a 24km se llega a la villa del Llao Llao donde se puede visitar la capilla San Eduardo y el magnífico hotel cinco estrellas, el Llao Llao, célebre y un verdadero ícono de la región patagónica, construido por el arquitecto Alejandro Bustillo en 1939. Sobre el lago y muy cerca del hotel se encuentra puerto Pañuelo (km25). Desde ese muelle parten los barcos hacia la isla Victoria y Puerto Blest, en el límite con Chile.


Punto panorámico: lago Nahuel Huapi e Isla Victoria

Se sigue el paseo y a la altura del km 30 el camino nos deja en la península del Llao Llao. Se descubre el inicio de otro camino hacia la villa conocida como Villa Tacul a orillas de la bahía del Llao Llao.




Camino hacia Lago Escondido

Y siguiendo nuestra ruta aparece un cartel que indica el inicio de un sendero hacia el hermoso lago Escondido. Es preciso dejar el vehículo y comenzar la caminata de casi una media hora, tranquila, sin desniveles y a la sombra de los árboles.




Algunas imágenes del lago Escondido

No se puede dejar de lado este sitio singular, rodeado de vegetación y naturaleza, realmente oculto al público desprevenido. Se llega a un lago que se extiende en silencio, en medio de la tranquilidad del lugar. Un verdadero hallazgo. Sus aguas quietas reflejan los alrededores, como en un espejo natural y brillante.


El Puente Romano

En sentido opuesto, la caminata lleva a un puente romano, un pequeño pero encantador puente antiguo. Fue construido en el año 1937 en homenaje de Exequiel Bustillo. Se llega por un sendero perfectamente señalado. Es una curiosa construcción emplazada en medio del bosque de los Andes Patagónicos. Uno se transporta a otras épocas de la historia.



Hacia la Villa Traful a orillas del lago Llao-Lao

Y después de pasar por el lago Escondido se abandona la península y a la altura del kilómetro número 33 el trayecto atraviesa por el puente del río Angostura en el punto de unión de las aguas de los lagos Moreno Oeste y Moreno Este con el Nahuel Huapi y se retoma el regreso hacia San Carlos de Bariloche.


Vista de la isla Victoria, en el lago Nahuel Huapi

Si les agrada, los invito a conocer mucho más de Bariloche y de la Patagonia Argentina en mi blog...


Platos típicos en Bariloche? No perderse la Ceremonia del curanto

Y paseos encantadores? Les recomiendo hacer la excursión al Refugio Neumeyer 
No pueden dejar de hacerla!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails