2 de abril de 2011

Como cada regreso a Rosario, Argentina

Puente Rosario-Victoria, Argentina, Punta del Este 2011

Después de algunos días de vacaciones y descanso, el viaje llega a su fin. Hay que volver a casa. Todo concluye. 

La playa, las caminatas al sol de otoño que todavía promete calor, el mar,  compartir momentos en familia, viajar… cuanto que se disfruta !
Sin embargo, es muy bueno el regreso. 

Yo, por mi parte, quiero mucho mi lugar, 
Extraño mis rincones, mis pequeñas cosas, lo cotidiano.

La llegada a Rosario, Argentina, Punta del Este 2011

Al regreso, lo primero que veo es la silueta de mi ciudad, de Rosario. Los enormes nuevos edificios se destacan perfectamente en el horizonte. Se distingue desde varios kilómetros, casi desde Victoria. Después, se cruza el gran río, el Paraná. Un puente, después otro. Al fin, se llega al puente más grande, moderno, y extenso de la región, el famoso Puente Rosario-Victoria.

Que hermoso es hacer este último recorrido a la hora del atardecer. Los colores estallan en el horizonte y son fantásticos. En ese momento preciso crece la ansiedad por llegar.

Cómo quiero mi país, mi ciudad, mi casa.

P.S. El Puente Rosario-Victoria de esta entrada participa en los Sunday Bridges de hoy