22 de septiembre de 2011

DALÍ, Los Ojos del Surrealismo. Muestra en el Museo de Bellas Artes Juan B. Castagnino, en Rosario

 Salvador DALÍ, El Diseñador de Moda, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Decir Surrealismo es decir DALI

La muestra del genial artista catalán se acaba de inaugurar en sede del Museo de Bellas Artes Juan B. Castagnino en mi ciudad, en Rosario, y ha causado gran adhesión del público rosarino.

“Dalí, los ojos del surrealismo”, la exposición de más de 300 obras de Salvador Dalí, causó furor en uno de los museos más importantes de la ciudad.

Cada una de las obras del multifacético artista da cuenta del personaje que llegó a construirse a sí mismo y a llamarse “el rey DALÍ”, el mismo que portaba esos bigotes extravagantes “para pasar inadvertido”.

Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Salvador DALÍ, Serie del Quijote, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

 Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

La muestra abarca una gran cantidad y variedad de la obra del polifacético autor. Podemos disfrutar de todo tipo de objetos, joyas, grabados en plata repujada, serigrafías increíbles en 13 colores diferentes, sus tradicionales relojes blandos, y por supuesto pinturas y esculturas.

Nunca deja de sorprender la cantidad de veces que retrata a su amada esposa Gala, la de los mil apodos, y evidentemente su musa, rindiendo en ella el culto a la mujer, lo que también lo lleva a hacerle un grabado con el rostro deformado a Pablo Picasso – una suerte de homenaje y picardía a la vez – y a ubicar en el podio de la “Tabla Comparativa de los Mejores Pintores” a Vermeer.

 Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Salvador DALÍ, El Quijote, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Salvador DALÍ, El Quijote y los 32 soldados, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

La exposición nos lleva a un recorrido de la vida y obra del artista desde 1950 hasta los ´80. Me resultó muy conmovedora la serie “De los bigotes blancos”, las fotografías que Enrique Sabater, su secretario, le hizo a Salvador DALÍ en los últimos años de su vida, junto a su esposa.

Recomiendo hacer un primer recorrido y luego la visita guiada, de tal modo de detenerse ante cada serie, disfrutando de los comentarios del experto. Me ayudó mucho, ya que personalmente aprecio el arte, pero estoy lejos de ser una experta. Pude conocer así tantos aspectos particulares de la obra del genial artista, de su manera de vivir y de trabajar en la fabulosa producción de su vida.

 Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

 Salvador DALÍ, Gala, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

 Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

El recorrido empieza mostrando los símbolos de la obra de Dalí, tales como los bastones, las hormigas, los relojes, los caballos y los cipreses, por nombrar solo algunos. La guía nos contaba la obsesión de Dalí por el tiempo, por dormir en vigilia, y correr a dibujar sus sueños una vez despierto. También su pasión por dibujar a las mujeres, por el erotismo, los caracteres opuestos, los oblicuos y los temas contradictorios.

Durante el recorrido se visitan las series del Tarot y la que le dedica a Miguel de Cervantes y a Don Quijote. Aquí, una obra en particular se analiza con una lupa, ya que en el cuello del Quijote, Dalí dibujo un ejército de 32 minúsculos soldados. Se remarca así la manera como el autor trabaja una obra dentro de otra. De igual modo vemos cuando retrata a Gala y casi en un efecto 3D se puede apreciar el rostro de Abraham Lincoln.

 Salvador DALÍ, Pablo Picasso, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Salvador DALÍ, Homenaje a Pintores, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Las series de grabados, sobre todo los repujados en plata, son fabulosas. Entre ellos están Los 10 Mandamientos, grabados en anverso y reverso, Los 7 Días de la Creación y las medallas olímpicas de 1984. Otra series maravillosas son las de las joyas, la del cosmos, impactado por la llegada del hombre a la luna, y la de los objetos del futuro. Un adelantado a su época, ya a fines de los ´60 Dalí había imaginado los teléfonos celulares y los televisores LCD.

 Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

 Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Salvador DALÍ, LOS DIEZ MANDAMIENTOS, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Entre sus personajes favoritos siempre aparecen caballos, el unicornio y Alicia en el País de las Maravillas, un país que parece que él mismo hubiera querido habitar. Y la mujer. La serie daliniana en su honor, da cuenta de ello.

Pude conocer que Dalí trabajaba en sus series, pero que lo hacía casi en simultáneo. Comenzaba pintando, seguía con alguna escultura, después retomaba algún dibujo, y así seguía incansable y ecléctico, creando todo a la vez. También nos contaron que Salvador Dalí consideraba como “su hora” la de las 6 de la tarde.

 Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

 Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

 Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

La serie de Los Apóstoles es maravillosa. También lo es la serie erótica que dedica al amante de Venecia, Casanova. Y más aún la de las serigrafías consagradas a las profesiones. En mi opinión, la más hermosa es la del Diseñador de Moda, que encabeza mi artículo. Las reproducciones de cada una superaban los 1.000 ejemplares, y Dalí logró trabajar una técnica muy difícil, como lo es incluir en algunas de esas serigrafías 13 colores. Algo considerado casi imposible. Homenajeó a otras profesiones como la del médico, el dentista, el abogado y el banquero. Y en sus trabajos reflejaba exactamente lo que pensaba de ellas. No diseñó al contador.

 Salvador DALÍ, CATALOGO DE JOYAS,  Museo Castagnino, Rosario, Argentina

 Salvador DALÍ,  CATÁLOGO DE JOYAS Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Encontré mucha información sorprendente. Salvador Dalí dibujó para Walt Disney pero no llegó a plasmarlos en la etapa de animación. En cuanto a su homenaje a otros pintores, en la tabla comparativa se ubicó antes que Picasso y después que Leonardo Da Vinci. Y me impresionó bastante la serie sobre las Etapas de la Vida. 

Finalmente, cada sala tiene un compendio de los “Decires de Dali” con una lista de auto elogios que reflejan muy bien el valor que el artista le daba a la autoestima. Evidentemente no le faltaba, y después de recorrer su obra, es fácil entender por qué.


De Salvador DALÍ, Museo Castagnino, Rosario, Argentina

Les recomiendo también visitar el sitio del MUDI, Museo del Dibujo y de la Ilustración,  en el que dedica un artículo a la muestra de Salvador Dalí en Rosario y que, amablemente, menciona mi blog.


Mis coordenadas:
 “Dalí, los ojos del surrealismo”
Museo de Bellas Artes Juan B. Castagnino
Boulevar Oroño y Avenida Pellegrini
Del 08-09 al 23-10-11
Rosario
Argentina