4 de diciembre de 2011

Caminar mirando hacia arriba por las calles de Bratislava

 Bratislava

 Bratislava

 Bratislava

Cuando viajas, que bueno es perderse, dejarse llevar por las calles, pasear mirando hacia arriba.
Hacer recorridos en un bus, es interesante, y nada cansador.
Sin embargo, cuando caminas, descubres las ciudades de un modo totalmente distinto. Y hay que prestar mucha atención: te distraes demasiado, y más vale tener cuidado con los tropiezos.

El año pasado tuve la suerte de visitar el barrio histórico de Bratislava, la hermosa capital de Eslovaquia, ubicada en el sudoeste del país, una ciudad  maravillosa, de la que les he hablado algunas veces.

Bratislava es una ciudad notablemente influenciada por muchas naciones.

En el camino hacia Praga, pasamos sólo un día. Pudimos recorrer las callejuelas, admirar los detalles magníficos de la arquitectura, que conserva las huellas intactas de la época del imperio. Confieso que nos quedamos con ganas de mucho más.

 Bratislava

 Bratislava

De Bratislava

Hicimos un primer recorrido comenzando por la antigua calle Gorkého hacia la  Plaza Hviezdoslav, un punto hermoso que merece un artículo aparte, en el corazón de la ciudad, rodeado de hermosos y cuidados edificios.

A cada paso, un hallazgo, en cada rincón un descubrimiento.

 Bratislava

 Bratislava

 Bratislava

Admiramos la decoración de esas terrazas donde uno se quedaría simplemente a tomar un café caliente viendo pasar la gente. 
Durante todo el recorrido, pudimos contemplar una colección de estatuas insólitas, también bellas vidrieras, las boutiques de flores, las fachadas de tantas residencias elegantes, la Virgen y el Niño en algunas de las esquinas, los carteles simpáticos a la entrada de ciertos negocios y todo tipo de balcones encantadores.

El guía nos señaló el local de Salvator Apotheke, un comercio antiguo y  tradicional de productos farmacéuticos.

 Bratislava

 Bratislava

 Bratislava

También nos sorprendía encontrar aquí las placas que recuerdan la gran inundación de 1850, como se ve en muchas otras ciudades europeas, o el retrato en bajo relieve de Franz Liszt a la entrada de la casa que el mismo músico habitaba.

 Bratislava

 Bratislava

El paseo por Bratislava, mirando hacia arriba, llegó a su fin a orillas del  Danubio.
Uno queda con esa hermosa sensación, mezcla de admiración y encanto.
Uno piensa en volver pronto, para poder cruzar el río y conocer mucho más de esta ciudad casi salida de un libro de cuentos.