16 de diciembre de 2011

La manera más sencilla de reencontrarse con el espíritu de Navidad

Fooling around in Rosario.

Debo confesarles que no me gusta precisamente esta época del año. Una vez que la casa está decorada, los regalos elegidos y comprados, el árbol iluminado, me cuesta sumergirme alegremente en ese ambiente de Navidad que parece reinar por donde quiera que uno vaya.

Está muy bien intercambiar tarjetas con buenos deseos, la celebración en familia, o con amigos, las decoraciones, la espera de Papá Noel con su vestimenta abrigada para un invierno que no tenemos, y su barba blanca. Aquí, no hace frío…  Nieve ? Mucho menos ! Es todo lo contrario!

Sin embargo, en medio de toda esa locura, yo siento un fuerte sentimiento de nostalgia. Me siento así. Punto, y aparte.

Pero tuve suerte ! Hoy fui a una panadería muy conocida de Rosario, tal vez LA panadería, de esas que atraen con su delicioso aroma. De pronto, sobre el mostrador, me encontré con estos adorables peluches, unos personajes simpáticos, amontonados ahí que me pusieron de inmediato en órbita: modo Navidad -> activado.

No sé bien por qué. Tal vez por mi propio deseo de levantar el ánimo. De golpe me reencontré con el espíritu de la Navidad, una especie de alegría infantil que me invadía y me dije sonriendo: vamos disponernos a pasar unas hermosas fiestas!