13 de enero de 2012

Mis 5 primeras razones para visitar Viena


Vengo a proponer uno de mis juegos favoritos de mi blog.
Es el de dar razones para visitar una ciudad.
Hoy le toca el turno a Viena, y les presento mis cinco primeras razones.
Me lanzo primero. Y les doy la palabra.

En primer lugar, pienso en el ambiente encantador que flota alrededor de Stephansdom, la Catedral de San Eduardo, en el barrio histórico de Viena, el lugar donde convergen las calles peatonales de la ciudad.

La Stephansplatz es un sitio animado y de encuentro dentro de un distrito imperdible : la verdadera experiencia de la capital de Austria.

A solo algunos pasos del imponente monumento gótico se ubican los carruajes y sus caballos que esperan a los visitantes para llevarlos de paseo por los alrededores, y por donde pasan los turistas alegres y curiosos, y los habitantes de la ciudad también.



Después, visitar los museos de Viena.
Pasen por el MuseumQuartier, el "barrio de los museos", el lugar construido en el 2001 y que se encuentra totalmente dedicado a las expresiones de la creación contemporánea de Viena
El conjunto de museos se ha transformado en un lugar imperdible durante la visita a la gran capital. Mis favoritos son el MUMOK y el Museo Leopold.

Además, a pocas cuadras se encontrarán con el Museo de Historia Natural de Viena, el Naturhistorisches Museum Wien, situado en la famosa plaza de María  Teresa, frente del Museo de la Pintura. Los dos magníficos edificios son gemelos y se encuentran enfrentados.

Este distrito de Viena es una suerte de universo de la cultura para disfrutar sin reservas.



Visitar la Schmetterlinghaus es un placer.
Es un gran invernadero, construido en un hermoso edificio, una casa acondicionada especialmente para recibir a todo tipo de mariposas, casi un oasis en el centro de  Viena. Es posible pasear dentro de un ambiente tropical y cálido a pesar del frío que reina en la ciudad, y acompañado por las delicadas criaturas.

Una experiencia verdaderamente encantadora que merece un artículo aparte, prometido.



Viena
 tiene también esos parques de maravilla, como rincones de paraíso para todos los que aman la naturaleza y los espacios verdes dentro de la gran ciudad.
Están a la vuelta de cada esquina, a disposición de todos, simplemente.

Los parques son uno de mis lugares favoritos, lugares para el descanso y el entretenimiento, para pasear o para detenerse a almorzar al sol, sentados sobre el césped, viendo pasar la gente, conociendo sus costumbres.
Viena no es la excepción. Sus parques, tan bonitos y bien cuidados, merecen hacerse un lugar para visitarlos.



Finalmente, recomiendo pasar a conocer el edificio más famoso de la ciudad, el 
Wiener Staatsoper, la maravillosa Opera de Viena, el anfitrión de esas noches majestuosas.
Todos aquéllos que aman la música y la cultura deberían hacer esta visita.
Es uno de los teatros más célebres del mundo, cuya fachada iluminada durante la noche es un espectáculo de gran belleza en sí mismo, la postal perfecta de Viena.
Si hacen un paseo nocturno alrededor de la Opera, escucharán los sones de Mozart, Haydn, Beethoven, Schubert y de Strauss, sobretodo de Strauss y sus valses, se los aseguro.

Entonces, les doy un consejo : consigan un pasaje hacia Austria y elijan como destino Viena.
Van a respirar aires de príncipes y princesas.

Mis coordenadas:
Lugares de Viena
Austria