11 de julio de 2012

Anduve por la Ciudad Vieja de Montevideo





La Ciudad Vieja, así se llama la parte más antigua de Montevideo, la capital de nuestro vecino Uruguay, un barrio con historia, de un gran valor arquitectónico, con mucho para contarnos sobre la época colonial, la de la fundación de la ciudad. La historia se lee a la vuelta de cada esquina, quedó impresa en sus calles, en los muros y en los hermosos edificios.

Amo esta parte de Montevideo. La Puerta de la Citadella, ubicada en el extremo de la hermosa Plaza de la Independencia, parece darnos la bienvenida a un lugar detenido en el tiempo.
No es el mismo paisaje, algo más tranquilo de Colonia del Sacramento y la Calle de los Suspiros, pero es fácil imaginar la vida cotidiana de un par de siglos atrás mientras se recorre la plaza, o se ingresa a la iglesia y al cabildo.
Tanto Colonia como la Ciudad Vieja son lugares antiguos pero muy visitados por el turismo internacional.







El recorrido comienza por una de las calles que se han transformado en peatonales, para preservar de alguna manera la atmósfera y la tranquilidad. Tarea difícil para un distrito muy visitado por el turismo.
La calle más importante es Sarandí. Es como un mercado a cielo abierto, habitada por artesanos y vendedores de productos de la gastronomía local. Pude disfrutar de los stands donde se ofrece de todo: libros, mates, accesorios, artículos de cuero y las hermosas prendas de lana, tan características del Uruguay. La artesanía uruguaya es muy interesante y los uruguayos son personas muy cálidos.
Este paseo resulta sumamente entretenido.


Vi una enorme variedad de mates
El mate es también aquí la bebida nacional. Nuestros dos países, Uruguay y Argentina, compartimos el hábito de "matear". En Uruguay tienen la costumbre de tomarlo a toda hora, como nosotros, los argentinos. Pero lo llevan a todas partes. Los uruguayos pasean tomando mate. Me encanta.
Y en estos mercados callejeros hay mates y bombillas para todos los gustos y ocasión.





El paseo por la Ciudad Vieja continúa hacia la Plaza Constitución. Una plaza prolija, habitada por un mercado de antigüedades que sorprende, ubicada en el corazón histórico del barrio.

En el centro, una hermosa fuente.
En una de las calles laterales se encuentra el Cabildo, el antiguo Ayuntamiento de Montevideo, y en la calle enfrentada se levanta la Iglesia Matriz. Luego, por la misma calle Sarandí nos sorprende el edificio del Club Uruguay cuya fachada llama la atención de quienes paseamos. Es una residencia imponente.

Los fines de semana y los días feriados se impone la visita al mercado de anticuarios de la plaza. Vi tantas cosas interesantes que harían de seguro las delicias de los coleccionistas.  Mis fotos lo atestiguan. Me pareció fabuloso.






La Ciudad Vieja, es un barrio ideal para recorre sin prisa y sin rumbo fijo. Nada más cierto y recomendable que caminar y perderse en un lugar así. Es mágico. 
Siempre concurrido, el ambiente de sus calles adoquinadas es alegre. 
Muchos cafés tienen terraza para detenerse a tomar una copa - recomiendo el tradicional medio y medio - descansar, y mirar el continuo desfile de paseantes.






Después, el paseo nos conduce a la ópera de Montevideo, el maravilloso Teatro Solís. El edificio es, en sí mismo, una obra de arte. Recomiendo reservar una hora para hacer la visita guiada.



Montevideo tiene esa maravillosa mezcla de historia y de cultura en cada uno de sus barrios.
Y esta Ciudad Vieja es uno de mis favoritos.

Los invito a seguir paseando por Montevideo: Visita al colorido Barrio Reus 

Mis coordenadas:
Ciudad Vieja
Montevideo
Uruguay