22 de noviembre de 2012

Fotos de un paseo por las calles de Bratislava



Bratislava es una ciudad maravillosa. 
Está llena de sorpresas al alcance de la mano, a la vuelta de cada esquina.
Bien valió la pena demorarme y descubrir así este piano blanco de cola delante de un comercio. 
Una obra de arte singular, el anverso de la tapa era casi como la tela de un pintor.


Bratislava está ubicada en el camino entre Praga, Viena y Budapest. No obstante, fue un hallazgo, un lugar que no conocía y que me sorprendió por su belleza. 
Las pequeñas calles estrechas que iban y venían, sinuosas.
Las casas pintadas de suaves tonos pastel.



Bratislava es una ciudad que se recorre a pie.
Sin embargo, si hace frío o si se siente el cansancio de la sucesión de visitas, se puede elegir hacer el tour en un pequeño tren color rojo, el tren turístico, el Prešporáčik, dentro del barrio más antiguo de la ciudad.




Los paseos por las calles de Bratislava son la ocasión de descubrir estatuas de  lo más insólitas. En efecto, la colección de estatuas es una de las atracciones más hermosas que tienen el barrio histórico. Son muy simpáticas.



Bratislava, sus calle, sus monumentos y edificios, todos tienen las placas sobre los muros, esas que los identifican… pero escritas en eslavo.
Fue así que me detuve en esta: Univerzitná knižnica v Bratislave
He hice mis averiguaciones. 
Era la placa del edificio de la biblioteca de la universidad de Bratislava.
Ahora sí sé de qué se trata...



Bratislava me dio una última sorpresa antes de partir. En el corazón de barrio histórido encontré al popular cocktail bar and restaurant: La Bodeguita del Medio, el restaurant más típico de La Habana, Cuba. 
Genial!

Bratislava me pareció una ciudad encantadora.