7 de noviembre de 2012

Carrer de Petritxol, una calle encantadora de Barcelona







Y pensar que hace sólo 2 años paseaba por Barcelona, más precisamente por el  Carrer de Petritxol, en el corazón del antiguo Barrio Gótico. Esta calle, este "carrer" es una vía estrecha y pintoresca, una suerte de conjunto de arte callejero, pastelería y pequeños locales comerciales.

Lugar encantador del barrio más antiguo de Barcelona, el Carrer de Petritxol es  un pasaje lleno de historia, muy transitado, y colmado también de los aromas exquisitos que provienen de las pastelerías que lo habitan. 

Se dice que es una "calle dulce", el lugar donde se encuentra la mejor taza de chocolate de Barcelona
Yo puedo dar fe de ello !



Paralela a las célebres Ramblas, la calle de Petritxol está ubicada entre la calle de Portaferrissa y la Plaça del Pi, la "plaza del pino" en mi incipiente catalán. 
Calle peatonal estrecha, con adoquines desde 1959, ella se ha transformado en la  primer calle completamente peatonal de Barcelona.







Cuando estuve en Barcelona, comprobé que el Carrer de Petritxol es una calle muy concurrida. Por qué ? Porque alberga a una gran cantidad de las chocolaterías tradicionales, donde se puede comprar cuadrados de chocolate o bien degustalo en el lugar. Yo paraba muy cerca, y cuando volvía de mis paseos, pasaba por alguno de los locales a comprar mi barra de chocolate. Y más de una mañana disfruté de mi taza de chocolate cremoso y dulce, cubierto de crema, con gran placer. El que más me gustó fue el de la Granja la Pallaresa, un pequeño café muy agradable, uno con todo el ambiente.





La calle de Petritxol es tan famosa por sus chocolaterías como por las joyerías y pequeñas galerías de arte. En ellas exponen artistas de renombre. Y lo han hecho en el pasado los consagrados. Además, la mayor parte de las residencias de la calle son muy antiguas. Muchas fueron construidas entre los siglos XVII y XVIII.







El Carrer de Petritxol tiene una colección de mayólicas decoradas con escenas de la historia de Barcelona. Es así que la calle cuenta la historia de la ciudad a través de estas placas tan simpáticas sobre los muros, con dibujos muy ricos e inscripciones. 
Por la tarde, demoraba la vuelta a casa para detenerme a mirarlas con atención. Este recorrido me llevaba bastante tiempo, pero valía la pena, sin lugar a dudas. 
Las placas son muy bonitas. Rinden homenaje a la vida cotidiana de aquella Barcelona. Tal vez incluyan momentos de la vida presente. Nos ayudan a descubrir a la gente de Barcelona en fiestas, bautismos y celebraciones diversas. 
Es una forma de arte callejero antiguo y singular.





El Carrer de Petritxol, una visita imperdible en el Barrio Gótico de Barcelona.

Mis coordenadas :
Carrer de Petritxol
Barrio Gótico
Barcelona