29 de julio de 2012

Una fuente donde jurarse el amor eterno, la fuente de los candados en Montevideo







Cuando viajamos encontramos candados del amor trabados en las rejas de los puentes. 
Los enamorados del mundo parecen dejar así la promesa de un amor eterno. 

De esta manera, hay parejas que se comprometen a volver juntas, un día, a ese mismo lugar, desde donde podrán ver el mismo panorama, el paisaje de los ríos que atraviesan esas ciudades en las que vivieron un amor especial.

Suena romántico, no es cierto ?




Esos candados los vi en Roma, en Florencia y en Manhattan.

Bueno, me habían hablado de una fuente a la que llegan enamorados a dejar estos candados. Está  en Montevideo, la hermosa capital del Uruguay, una ciudad que combina de una manera singular la vida colonial con la moderna.

En pleno centro, sobre la célebre Avenida 18 de Julio, en la esquina con la calle Yi, se puede observar una bella fuente llena de pequeños candados, las iniciales o los nombres de los dos jóvenes amantes ahí escritos. Quienes los dejan, permanecerán unidos por siempre, y volverán a visitar la ciudad, esa fuente en esa esquina de Montevideo.



Se puede leer el origen de la leyenda en español y en inglés, escrito en una placa. 
He aquí otra hermosa manera de prometerse el amor eterno.
Que piensan al respecto ?
Acaso existe esta clase de amor ?.


Mis coordenadas :
Fuente de los candados
Avenida 18 de Julio y Yi
Montevideo
Uruguay

27 de julio de 2012

"Boy with Frog" y el panorama de Venecia





Venecia tiene rincones extraordinarios. Vistas encantadoras, cada una bien valdría una postal.

Después del paseo por los muelles del Zattere, me encontré parada en la punta de la Dogana del Mare, donde está la antigua aduana portuaria de Venecia y el museo del arte contemporáneo. De un lado, el panorama del Palacio Ducal, del otro, la maravillosa iglesia de Santa Maria Maggiore

En ese lugar tan hermoso habían instalado una estatua singular. La de un niño sosteniendo en su mano una rana, la obra del artista Charles Ray.

La bella escultura, llamada "Boy with frog" está hecha de mármol blanco, muy blanco, puro y brillante.

La punta es en realidad la confluencia de tres de los grandes canales de Venecia, y aloja el museo del siglo XV que fuera refaccionado recientemente por el arquitecto japonés Tadao Ando.





La estatua del “Niño con una rana” es imponente; tiene una altura de 2,40 metros. Es una obra sencilla, pero en su misma simpleza transmite paz, bienestar y refleja la luz de una manera muy particular.



Transformada en uno de los nuevos iconos de la ciudad de los canales, ella está permanentemente vigilada, tanto de día como de noche. No se permite que nadie la toque. Como no está rodeada de rejas - sería difícil hacerlo en un lugar tan especial como éste - se la protege por medio de un vigilante.
Recuerdo ese día que el guardia estaba de pie al lado de la escultura, pero nadie lo notaba. No portaba uniforme, tenía el aspecto de un turista. A cada intento de los visitantes curiosos de aproximarse a tocarla decía "No señor!" en voz muy alta. Era entonces que la persona daba un paso atrás, sobresaltada. 

Reconozco que el método era efectivo... y divertido.

Mis coordenadas :
Boy with Frog
Dogana del Mare
Venecia

26 de julio de 2012

El Ponte della Costituzione de Calatrava, el cuarto puente sobre el Gran Canal de Venecia





Descubrir puentes, otro de los placeres de viajar. 
Testigos de la vida urbana, los puentes tienen un encanto particular. Unen países, ciudades, distritos … y a sus habitantes.
Obras de la arquitectura moderna o de los tiempos más remotos, tienen siempre detalles extraordinarios. Sus creadores han puesto siempre un gran empeño en estas obras de la ingeniería, que desafían a veces las reglas de la física.

La última vez que estuve en Venecia, conocí el nuevo puente del arquitecto Santiago Calatrava, el Ponte della Costituzione sobre el Gran Canal. Inaugurado en 2008, resistido, criticado, es el cuarto puente de Venecia, el más moderno y singular.
Aunque es estilizado y bello, lo encuentro extraño.
Venecia nos propone otros paisajes encantadores que siempre nos transportan al pasado.
La ciudad maravillosa está habitada por palacios magníficos casi salidos de cuentos de hadas, por iglesias antiguas y sorprendentes, está atravesada también por pequeños canales que unen sus barrios. 
Es entonces que el Puente de la Constitución parece estar fuera de ese ambiente, alejado del panorama mágico del Renacimiento que es su entorno.



Cuando llegué a Venecia no tuve alternativa, tuve que cruzar el nuevo puente de aires futuristas para alcanzar el hotel Abazia. Ya lo saben: uno tiene que caminar en Venecia. Nada de taxis, ni de buses o métros. A menudo, uno se sirve de los transportes acuáticos. Pero no siempre ocurre, como era mi caso, a mi llegada. 

El Ponte della Costituzione une el Piazzale Roma y su barrio o sestiere de San Polo, con la otra orilla del  Gran Canal. Subí lentamente la pendiente suave, arrastrando mi valija, una de las tareas más cansadoras de los viajes. Había pensado en un puente sin escalones, o con alguna rampa delgada, que hiciera más fácil el recorrido. Muy por el contrario, había muchos escalones en el camino, hechos en vidrio templado. Además, el pasamanos en bronce era moderno también…gracias ! Para colmo pude presenciar las dificultades que tuvo una pareja para trasladar a uno de ellos en sillón de ruedas.





De todos modos, me encanta hacer mis descubrimientos y visitar todos los rincones posibles de las ciudades. Y acercar mis comentarios y críticas.
El Puente de la Constitución de Santiago Calatrava en imágenes, bello, estilizado, no tan práctico. A ustedes les toca el turno de apreciarlo.


Mis coordenadas :
Ponte della Costituzione
Sestiere San Polo
Venecia

25 de julio de 2012

Postales del Monumento a la Bandera, en Rosario





A todos nos ocurre de acostumbrarnos a la belleza simplemente por tenerla al alcance de nuestra mano. 
Nos pasa de dar por sentado lo que tenemos. 
De incorporar lo cotidiano a nuestras retinas.
De no sorprendernos más.

Rosarinos: que la costumbre no nos haga olvidar que Rosario es famosa y conocida como la Cuna de la Bandera. La razón es que, sobre las barrancas del Paraná, se izó por vez primera "la celeste y blanca", nuestra bandera nacional.


Hoy en día, sobre ese mismo lugar, está instalado un monumento impactante, el Monumento a la Bandera, el que nos recuerda ese evento singular. La joven nación recibió la bandera de manos del General Manuel Belgrano, y la ciudad le rinde homenaje con esta hermosa obra inaugurada en 1957, rodeada de parques que se deslizan hasta la barranca.






El mármol del monumento, ese que parece una barca gigantesca, brilla a toda hora del día. Pero prefiero el atardecer. Es uno de los mejores momentos para visitarlo. Visitantes de la ciudad y rosarinos pasamos a menudo a admirarlo, apreciando el panorama del río desde la gran escalinata. 
La torre central y el grupo de esculturas son imponentes a esa hora.








El Monumento a la Bandera es a menudo la sede de eventos y conciertos al aire libre que se organizan en el propileo y en el patio cívico a la caída del sol. Eso tiene mi ciudad: hasta los lugares históricos y los museos son apropiados por los rosarinos para instalarse a disfrutar en compañía. 

Lugar ineludible de Rosario, el monumento comunica el río con el casco histórico de la ciudad. Cuando me ubico en el pasaje Juramento, la Catedral Metropolitana a un lado, el Palacio de los Leones, sede del gobierno municipal, en el otro, no dejo de admirar las hermosas esculturas de Lola Mora, reflejadas en las aguas de la fuente.








No por acostumbrado y conocido dejo de emocionarme en este lugar que visito desde mi infancia. El Monumento a la Bandera, simplemente imperdible.

Mis coordenadas:
Monumento a la Bandera
Córdoba y Avenida Belgrano
Barrancas del Paraná
Rosario, Argentina

22 de julio de 2012

Arts-et-Métiers, una estación de métro fuera de lo común, en París






La última vez que estuve en París descubrí una estación del "métro" fuera de lo común. 
Se trata de la estación Arts-et-Métiers, sobre la línea 11, en París 3e. Bajé por la entrada de la rue Réaumur, y para mi sorpresa, caí en una escena de un film de ciencia ficción. Me dije: cómo llegué aquí ? Me habré equivocado al leer el mapa de las líneas del métro de París, ese con el que andamos de aquí para allá cuando visitamos la ciudad ? O tal vez estaba soñando...

Me había metido dentro de un decorado extraño y oscuro. Estaba dentro de la escenografía de una máquina enorme, pero no precisamente amenazadora. Los muros de la estación estaban cubiertos de láminas de cobre. Del techo pendían mecanismos gigantes, las partes de ruedas que permanecían inmóviles pero fijadas a la cúpula.






Observaba una atmósfera como detenida en el tiempo, la apariencia de una novela de Julio Verne. Uno se creería dentro de un submarino, instalado debajo del nivel de la calle, justo debajo del museo. Incrustadas en los muros, pequeñas ventanillas mostraban escenas del pasado, pequeños cuadros en blanco y negro. La plataforma de la estación era una especie de pasarela entre el paisaje urbano de París y el museo. 

Y sin embargo, todos los que por allí pasaban, esperaban tranquilamente el tren, como si nada.

Era yo?. Se trataba de un juego de mi imaginación ? 

Como siempre me ocurre cuando viajo, algunos días después hice mis averiguaciones. 
En 1994, los parisinos hicieron el mismo descubrimiento que yo aquel día, en ocasión de celebrar el bicentenario del Conservatoire National des Arts et Métiers. La antigua estación del "métro" Arts-et-Métiers había sido totalmente renovada siguiendo este proyecto tan sorprendente de François Schuiten.



Una decoración encantadora. 
Agradezco la oportunidad inesperada de haberme sumergido en el pasado, como en el film "Tiempos Modernos" de Charles Chaplin.
Fue así que visité una de las estaciones subterráneas más sorprendentes de la red parisina.


Mis coordenadas :
Estación métro Arts-et-Métiers
Línea 11 París 3e
Entrada rue Réaumur
París

18 de julio de 2012

Música en Time Square, Manhattan



Estoy convencida que, cuando viajamos, encontramos música por todas partes.
Yo misma la busco, la encuentro y la disfruto.
Hay cantantes y músicos en la calle y en las estaciones de metro.
También bailarines.
Y orquestas simpáticas, muy buenas... e inesperadas.

Es una suerte de "fiesta de la música" en cada esquina de las calles de tantas ciudades del mundo.

Además, para completar esta puesta en escena urbana, se agregan las pinturas murales.
Sí: leyeron bien. Los murales expresan la música.

Como éste, uno gigante, que encontré en Manhattan, dentro del distrito de los teatros, uno de los lugares donde se expresa el arte en todas sus formas, en el Times Square.

Es así: cuando viajamos, encontramos música … por todas partes !

16 de julio de 2012

Escenas del Jackie O. Reservoir, Central Park @ Manhattan





Ayer, un domingo frío de invierno en Rosario, me quedé viendo un film. Se trata de "The International", con Clive Owen y Naomi Watts. Una de las escenas más impactantes, una de esas que parece no terminar más, ocurre en el Guggenheim Museum y después sigue en el Central Park. He aquí que recuerdo muy bien esos lugares.

Pasear por lo que se conoce como Upper East Side de Manhattan es muy lindo. 
Se extiende por el Parque Central hasta el río, el East River, entre las calles 84th y 110th St. 
En ese distrito se descubren residencias maravillosas, restaurants elegantes y algunos de los museos más interesantes de la ciudad, tales como el famoso Guggenheim, la Neue Galerie, el Copper-Hewitt Museum y el Jewish Museum.

Sin embargo, creo que "la estrella del barrio" está ubicada muy cerca, pero en otra parte.
Considero que la verdadera joya es el Jackie O. Reservoir dentro del Central Park. Me encantó.

El Jackie Onassis Kennedy Reservoir es una enorme laguna y al mismo tiempo un lugar de esparcimiento muy bello dentro del pulmón verde de Manhattan : el Parque Central.
Me asomé por primera vez cruzando la avenida desde el Guggenheim Museum, precisamente donde terminaba la escena de la película que les mencionaba, la de una persecución increíble que se desarrollaba en las rampas del museo hasta casi destruirlo, para llegar a orillas del lago. Un film que recomiendo.

Punto de vista destacado, el "Reservoir" lleva el nombre de la famosa esposa del presidente John F. Kennedy ya que ella había hecho mucho por protegerlo. 

Hoy los neoyorkinos aman pasear a orillas de la laguna que es también el lugar favorito para hacer jogging u otras actividades al aire libre.
Quien no lo ha visitado más de una vez en pantalla grande?



Ese día tuve el panorama del Jackie Onassis Reservoir antes de una tormenta. Veía los edificios del West Side que se recortaban sobre el cielo gris y amenazador. Me apuraba por llegar al "Met", al Metropolitan Museum antes de la lluvia. Pero me era imposible dejar de mirar un espectáculo como el del parque, la enorme laguna y la línea del horizonte del igualmente famoso "Lado Oeste de Manhattan". 

Los alrededores del Reservoir están llenos de espacios verdes, entre los cuales se destacan los célebres cerezos. Hay muchos senderos para recorrer a sólo algunos pasos de la 5th Avenue. Además, ese sector del Parque Central está habitado por muchas especies de pájaros. Otra razón para disfrutar de la caminata en contacto con la naturaleza. Un verdadero placer. Vale la pena tomarse su tiempo, y no como me pasaba a mí, que escapaba de una tormenta. Por suerte volví otro día, pero elegí estas fotos. Las que acompañan este reportaje, salen de lo común.



En el Jackie O. Reservoir, uno se imagina que está en medio de un bosque.
Lejos de ello, estamos en el centro de una de las ciudades más cosmopolitas del mundo, la ciudad que tiene fama de no dormir jamás,
Es por eso que las escenas de un film, o las de la vida cotidiana, todas se pasan mejor en el Central Park de Manhattan.

P. S. Al final, llegué al Met sin mojarme. En otra entrada, les cuento sobre esta visita imperdible.

Mis coordenadas :
Jackie Onassis Reservoir
Central Park East
Entre las calles 84th y 110th
10128 New York

13 de julio de 2012

"Red Cube" de Isamu Noguchi a pasos del W.T.C. de Mahattan

Red Cube de Isamu Noguchi, Manhattan, New York,Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel


Los paseos por la ciudad de Manhattan permiten descubrir obras de arte originales, instaladas al aire libre. Hoy tenemos otra escultura, un cubo gigante ubicado en una pequeña plaza, frente al edificio de Brothers Harrington y del del banco HSBC.

Se trata de Red Cube, diseñado por el escultor Isamu Noguchi, un enorme cubo rojo y brillante, hecho de acero, que se eleva en el número 140 de la calle Broadway, muy cerca del World Trade Center, del Ground Zero y del distrito financiero.

El Red Cube tiene una perforación en forma de cilindro. La obra contrasta mucho con el paisaje que la rodea, los rascacielos impactantes. Es el color rojo en medio de los diferentes tonos de gris del cemento, del pavimento, y del acero. Les aseguro que el paisaje urbano de Manhattan se vuelve aún más gris en comparación con la escultura reluciente.

Además, el cubo está ubicado de una manera que parece ser inestable. Sin embargo, no se mueve, no oscila, ni se arriesga a caer, en lo absoluto.

Si desean más información sobre el artista, les sugiero visitar el sitio de Isamu Noguchi

Pueden continuar descubriendo esculturas al aire libre en New York. Visiten los artículos que he dedicado a las obras de Alexander Calder y de Mark di Suvero 



Mis cordenadas,
Red Cube
140, Broadway St.
Manhattan

11 de julio de 2012

Anduve por la Ciudad Vieja de Montevideo





La Ciudad Vieja, así se llama la parte más antigua de Montevideo, la capital de nuestro vecino Uruguay, un barrio con historia, de un gran valor arquitectónico, con mucho para contarnos sobre la época colonial, la de la fundación de la ciudad. La historia se lee a la vuelta de cada esquina, quedó impresa en sus calles, en los muros y en los hermosos edificios.

Amo esta parte de Montevideo. La Puerta de la Citadella, ubicada en el extremo de la hermosa Plaza de la Independencia, parece darnos la bienvenida a un lugar detenido en el tiempo.
No es el mismo paisaje, algo más tranquilo de Colonia del Sacramento y la Calle de los Suspiros, pero es fácil imaginar la vida cotidiana de un par de siglos atrás mientras se recorre la plaza, o se ingresa a la iglesia y al cabildo.
Tanto Colonia como la Ciudad Vieja son lugares antiguos pero muy visitados por el turismo internacional.







El recorrido comienza por una de las calles que se han transformado en peatonales, para preservar de alguna manera la atmósfera y la tranquilidad. Tarea difícil para un distrito muy visitado por el turismo.
La calle más importante es Sarandí. Es como un mercado a cielo abierto, habitada por artesanos y vendedores de productos de la gastronomía local. Pude disfrutar de los stands donde se ofrece de todo: libros, mates, accesorios, artículos de cuero y las hermosas prendas de lana, tan características del Uruguay. La artesanía uruguaya es muy interesante y los uruguayos son personas muy cálidos.
Este paseo resulta sumamente entretenido.


Vi una enorme variedad de mates
El mate es también aquí la bebida nacional. Nuestros dos países, Uruguay y Argentina, compartimos el hábito de "matear". En Uruguay tienen la costumbre de tomarlo a toda hora, como nosotros, los argentinos. Pero lo llevan a todas partes. Los uruguayos pasean tomando mate. Me encanta.
Y en estos mercados callejeros hay mates y bombillas para todos los gustos y ocasión.





El paseo por la Ciudad Vieja continúa hacia la Plaza Constitución. Una plaza prolija, habitada por un mercado de antigüedades que sorprende, ubicada en el corazón histórico del barrio.

En el centro, una hermosa fuente.
En una de las calles laterales se encuentra el Cabildo, el antiguo Ayuntamiento de Montevideo, y en la calle enfrentada se levanta la Iglesia Matriz. Luego, por la misma calle Sarandí nos sorprende el edificio del Club Uruguay cuya fachada llama la atención de quienes paseamos. Es una residencia imponente.

Los fines de semana y los días feriados se impone la visita al mercado de anticuarios de la plaza. Vi tantas cosas interesantes que harían de seguro las delicias de los coleccionistas.  Mis fotos lo atestiguan. Me pareció fabuloso.






La Ciudad Vieja, es un barrio ideal para recorre sin prisa y sin rumbo fijo. Nada más cierto y recomendable que caminar y perderse en un lugar así. Es mágico. 
Siempre concurrido, el ambiente de sus calles adoquinadas es alegre. 
Muchos cafés tienen terraza para detenerse a tomar una copa - recomiendo el tradicional medio y medio - descansar, y mirar el continuo desfile de paseantes.






Después, el paseo nos conduce a la ópera de Montevideo, el maravilloso Teatro Solís. El edificio es, en sí mismo, una obra de arte. Recomiendo reservar una hora para hacer la visita guiada.



Montevideo tiene esa maravillosa mezcla de historia y de cultura en cada uno de sus barrios.
Y esta Ciudad Vieja es uno de mis favoritos.

Los invito a seguir paseando por Montevideo: Visita al colorido Barrio Reus 

Mis coordenadas:
Ciudad Vieja
Montevideo
Uruguay