13 de junio de 2013

Descubrimientos en la Rue des Teinturiers, en Aviñón





La cita era en el número 75 de la rue Gillaume Puy en Aviñón intramuros.
Era precisamente para cenar en el restaurant "Numéro 75", el famoso restó ubicado en la imponente  maison de Jules-François Pernod. Este señor fue el creador de marca del aperitivo anisado, el   Pernod-Ricard, el licor del absinthe Pernod.




Camino hacia el lugar pasé por la antigua Rue des Teinturiers. Y no fue por casualidad. Soy blogger y curiosa, y me habían comentado que esta calle fue, durante siglos, el eje de una gran actividad de fabricación y teñido de sedas y tejidos. O sea, tenía que pasar por allí, por la Rue des Teinturiers, la calle de los tintoreros. 
En el cruce con la calle Gillaume Puy estaba una de esas ruedas de palas, molinos de agua que proveían la energía desde la corriente de la Sorgue bajando por el Canal de Vaucluse hacia el interior de las murallas de Aviñón. Es toda una obra de ingeniería. 
Me quedé un momento pensando, estudiando el movimiento de las palas, escuchando el sonido del agua, como hipnotizada. Un mecanismo sorprendente, antiguo, y en medio de la ciudad.
Me apuré. Se hacía tarde para la cena.
Tomé la primera foto del molino de la Rue des Teinturiers. Todavía era de día. 



Al salir, tomé un par más, una imagen nocturna de la rueda y del canal de la Sorgue.
Un paisaje curioso. El de una ciudad medieval, murallas adentro.
Con calles y canales que la atravesaban.
Y una rueda enorme impulsaba todavía el agua, con la misma fuerza que hace siglos.
Descubrimientos en pleno centro de Aviñón.

Mis coordenadas: 
Rue des Teinturiers
"Numéro 75"
Maison de Jules-François Pernod 
75, rue Guillaume Puy 
Aviñón, Francia