17 de julio de 2013

Hablemos de las más bellas ciudades de Francia: Les Baux-de-Provence




Ciudad colgada en las cadenas montañosas, a sólo 30km al sud de Aviñón, Les Baux-de-Provence es una visita ineludible de la Provenza francesa. 
Ubicada en el corazón de Alpilles, sobre las colinas ondulantes de la región, la ciudad está rodeada por viñedos, olivos y granjas de ensueño. Está localidad encantadora anida en el "baou", una especie de saliente rocosa, dicho en lengua provenzal. 
En el momento preciso en el que nos estamos acercando, miramos ese paisaje y nos decimos: "Es posible?". 
Allá en lo alto, el Castillo de Baux parece estar suspendido en las rocas calcáreas. Al ir subiendo se aprecia un panorama del valle difícil de describir. 
"Les Baux" es una ciudad que atrajo a reyes. Los recuerdos de la familia real de Mónaco y de la Princesa Grace están presentes en muchos lugares. La puerta misma de la entrada, la porte d´Eyguières, restaurada por los príncipes, fue ornada con los blasones de la Casa Grimaldi. Es majestuosa. Y al atravesarla, nos sumergimos en un espacio detenido en el tiempo. 
Las calles empedradas conducen hacia puntos panorámicos excepcionales sobre los Arles y la Camarga
Es tan bello.




La mejor manera de recorrer Les Baux-de-Provence es a pie. 
Nada mejor que subir las calles estrechas admirando las casas pintorescas cuyas puertas de entrada están flanqueadas por macetas llenas de flores. 
Al lado de la Oficina de Turismo descubrí "Autrefois" donde comprar productos regionales y enfrente la pequeña plaza Louis Jou, un lugar ideal para descansar, recuperar el aire después de subir hasta ese punto y disfrutar de la vista increíble sobre el valle.





Ciudad clasificada como "una de las más bellas de Francia", Les Baux-de-Provence tiene también una gran riqueza arquitectural. La hermosa iglesia en la parte más alta, la fortaleza, las puertas centenarias, la capilla, cada una de sus casas forman un conjunto de monumentos excepcionales. 
Recomiendo detenerse a apreciar la colección de mansiones sabiamente restauradas y los "petits hôtels" que alojan numerosas galerías de arte y talleres de artistas y artesanos.



Las boutiques de productos típicos de "la Provence" son muchas y muy variadas. Mis preferidas eran las de los locales provenzales con macetas y artesanías de cerámicas en mil colores y aquéllas de los souvenirs de la región. Los bouquets de lavanda perfumados y las cigarras en todos los tamaños son maravillosos. En cuanto a gastronomía,  los restaurants de chefs de renombre están a la orden del día. 
Todo esto hace de Les Baux-de-Provence una ciudad muy visitada.
Yo estuve en abril, mes en el cual todavía se puede pasear con comodidad. 




En la cima de la colina de Baux, la parroquia regala el espectáculo de sus vitrales estilizados, que fueran donados por el Príncipe Rainiero III de Mónaco. 
Además, la Capilla de los Penitentes, decorada por Yves Brayer es toda una joya. 
Al final, una cruz magnífica hecha de rejas reina en la plaza más alta de la ciudad. 
A pocos metros es posible aproximarse al mirador sobre las barrancas para disfrutar de una vista inolvidable: el valle a nuestros pies.


Les Baux-de-Provence, una de las ciudades más bellas de Francia
Hecho, lo comprobé!. Un día del mes de abril último, ubicada en lo más alto de la cima que domina el parque natural regional de Alpilles, abrumada por un marco espectacular, pude asegurarlo. 

Mis coordenadas: 
Les Baux-de-Provence 
Bouches-du-Rhône 
Región Provence-Alpes-Côte dAzur 
Francia 


Copyright©2013 “Viajes, lugares de la Argentina y del mundo” by Elisa Nievas

2 comentarios:

  1. Bonjour,

    Je confirme également ! Ce lieu est magique...
    Ce fut un plaisir de refaire le chemin avec vous et de revoir ces petits endroits privilégiés...
    De merveilleuses photos.
    Gros bisous

    ResponderEliminar
  2. Maravilla de lugar , preciosas imágenes , bello informe

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails