6 de agosto de 2013

Un día en Saint-Tropez, no sólo el puerto del jet-set




Recuerdo ese día de primavera en el que visité Saint-Tropez
Mi estadía en Francia continuaba en la Costa Azul, uno de los destinos más bonitos del Mediterráneo. En ese recorrido, mi primera parada era precisamente Saint-Tropez
El puerto donde se concentran los velero y cruceros más lujosos, es evidentemente la gran atracción de la ciudad. La afluencia turística del lugar, tanto en primavera como en verano, nos hace olvidar la historia de Saint-Tropez, antigua ciudad corsaria cuya gloria militar y marítima llega hasta nuestros días. 
Lugar que ha inspirado a escritores, artistas plásticos y a músicos, me enteré que Saint-Tropez debe su nombre al caballero Torpès, favorito y gran oficial de Nerón.




Ese día, lejos del jet-set y la histeria que debe causar la presencia de las estrellas del espectáculo, las calles de Saint-Tropez me parecieron agradables, alegres y llenas de colores.
De un lado y del otro, los pequeños comercios y los almacenes se sucedían.
Casi por equivocación, el GPS nos condujo al centro de la hermosa ciudad. Pensamos que tal vez estábamos paseando en infracción a las normas de tránsito, pero no.
Las pastelerías ofrecen por todas partes a los visitantes la torta más famosa: la tarte tropézienne, un must de la región. Basta sentarse en uno de los tantos cafés con sus terrazas al sol, para degustarla como se merece.




En esa primera mirada de esta ciudad emblemática de la elegante Côte d´Azur, me encantó visitar el puerto, ver las famosas torres genovesas, el faro, orgulloso anfitrión de los navegantes, y el mar, ese mar siempre tan azul.
Después, fui descubriendo las siluetas de veleros y cruceros, como en una competencia, cada cual más bonito que los anteriores. Los navíos están dispersos en los muelles, amarrados a orillas de los ateliers al aire libre de artistas locales. Sus formas graciosas se recortan sobre el cielo tanto o más azul que el océano.




Ubicada entre Saint RaphaëlHyères, dentro de la región central de la costa de Maures que continúa la Costa Azul, bañada sobre tres costas por el Mediterráneo, Saint-Tropez es una ciudad típicamente provenzal. Ella es célebre destino del turismo internacional, pero también por sus panoramas extraordinarios. Ahora puedo afirmarlo.




Creo que Saint-Tropez tiene un privilegio más: pudo reunir las ventajas de la vida marítima con la calma y los beneficios de un clima como el mediterráneo. Su atmósfera es radiante y es así que ha sabido conquistar a artistas, visitantes célebres o a personas desconocidas que llegan a disfrutar de sus aires desde los cuatro rincones del planeta.




Entonces me he decidido: en una próxima oportunidad, voy a quedarme algunos días. 
Por el momento, seguí mi viaje hacia Cannes, con una porción más de esta deliciosa tarte tropézienne en mi canasta. La acompañé con algunos mates durante el camino.


Mis coordenadas:
Saint-Tropez
Costa Azul
Francia

Para más información, sugiero visitar el sitio oficial de Saint-Tropez

Copyright©2013 “Viajes, lugares de Argentina y del mundo” by Elisa Nievas

3 comentarios:

  1. que hermosura de lugar ...mil gracias por mostrarla

    ResponderEliminar
  2. Ciao Elisa. Sono stata a Cannes ma mai a Saint Tropez che dalle tue foto sembra bellissima. Buona estate!!! Baci

    ResponderEliminar
  3. Que bello y pintoresco pueblo pescador. No cabe duda que su toque gusta tanto que existen símiles, como el hotel estilo Saint Tropez en Punta del Este, Uruguay que hace un maravilloso logro al recrear fielmente el ambiente de este sitio de la Riviera Francesa.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails