5 de septiembre de 2013

El London Eye, una de las atracciones más bonitas de Londres





Cuando viajo, me gusta disfrutar de atracciones fuera de lo común. El hecho de elevarse para apreciar mejor una ciudad es una de las más bellas. Admirar el paisaje que se extiende a nuestros pies, descubrir lugares lejanos que se unen y se acercan, es formidable. 
Es precisamente todo esto lo que se encuentra en el London Eye en Londres.





Moderna e imponente, la "Millennium Wheel", la gran rueda que se eleva junto al Támesis en el paseo del South Bank, se ha vuelto una de las atracciones imperdibles en Londres.
Debo confesar que subí ya dos veces. Me falta hacerlo todavía por la noche. Ese panorama de Londres brillando hasta donde llega la vista debe ser maravilloso, sin lugar a dudas. 
El "London Eye"! Es la respuesta que surge de inmediato a una pregunta del tipo "Qué hacer en Londres". Es así que se puede observar parques, edificios emblemáticos y aún los campos alejados de una manera inesperada. 
Esta rueda gigante es ya un emblema londinense.





La vista de la ciudad con sus jardines y monumentos que se vuelven pequeños por el sortilegio de la subida lenta, el panorama que se llena de detalles para descubrir de a poco mientras la rueda toma altura, es muy divertido. 
Además, está la luz del sol que baña el Támesis. Se aprecia el paisaje de Londres sobre ese espejo natural. Hasta se descubre la sombra de la rueda que se alarga dibujada sobre el río. 





El "Ojo de Londres" o la "Millenium Wheel" son distintas denominaciones para este paseo panorámico. Mi cámara no se detuvo casi. Dado que la rueda se mueve muy lentamente, la cadencia permite tomar buenos cuadros de esa vista formidable. 
Primero aparecen allí abajo los Jubilee Gardens. El carrousel se aleja y las personas que pasean parecen personajes de Lilliput
Mientras nos elevamos podemos detenernos sobre un lado y el otro del vagón de cristal. No se sienten ni miedo ni vértigo. Enseguida se destaca a lo lejos la silueta de los rascacielos de Canary Wharf o ahí abajo la del Nike Shop. El paisaje quita el aliento.





Hagamos algo de historia. A eso agregaré algunos datos interesantes. 
El Ojo de Londres es esta noria que se instaló para la fiesta del milenio, a un lado del Puente de Westminster y muy próxima al Acuario
En un principio se pensó en ella como en una atracción temporal pero todavía está en el lugar. Ya ha pasado con otras obras de este tipo en el mundo. 
La rueda mantuvo el título de la noria más alta del mundo hasta el 2006. Sin embargo sigue siendo imponente.





Cuando llega a la cima estamos a más de 130 metros de altura. La rueda tiene 32 naves hechas en vidrio, acero y aluminio que pueden recibir cómodamente a más de 20 personas. Como les comentaba, se desplazan tan despacio que no se percibe el movimiento.
Desde el punto más alto sorprende divisar la gente que atraviesa el Puente de Westminster. Parecen hormigas.
Cada vagón se encuentra climatizado y cerrado para disfrutar confortablemente de la vuelta completa que dura entre 30 y 40 minutos. 
Durante le paseo, la nave permite moverse de un lado al otro o sentarse para no perder ni un detalle del espectáculo. Sobra tiempo para descubrir los lugares más importantes. 
A menudo hay que formar fila para comprar el ticket y esperar para subir. 
Sin embargo, el servicio es muy rápido. Se sube sin que la rueda detenga su marcha.





La lista de edificios y monumentos que se aprecian desde la Millenium Wheel es muy larga. Se ven prácticamente todas las atracciones situadas a lo largo de la Southbank
La vista del Big Ben, del Parlamento y de la Abadía de Westminster es extraordinaria. 
En cuanto a los puentes sobre el Thames, están el Hungerford, el Westminster, el Tower y el Millenium Bridges entre los más destacados. 
Las estaciones Charing Cross y Waterloo parecen más imponentes. 
La soberbia catedral de Saint-Paul sobresale en el conjunto de edificios y monumentos. 
Y la torre de BT British Telecom se destaca sobre un horizonte de techos, cúpulas e inmuebles que parecen muy bajos en comparación.





El repertorio no termina ahí. 
Se ve con claridad la Tore de Londres de un lado del río y la Tate Modern del otro. 
De pronto aparecen las siluetas inconfundibles del Royal Festival Hall y de la Columna de Nelson en la Trafalgar Square
Bien alejado se distingue el Gherkin, el famoso "pepino", el distrito financiero en Cannary Wharf y de este lado, la novedad: The Shard
Cuando la rueda desciende, se observa en dirección sudoeste. La vista se aleja hasta entrever los campos. 
Aparece también la usina eléctrica de Battersea, que se volvió famosa por la tapa de uno de los discos de Pink Floyd.



Sorprendente, el Ojo de Londres, el London Eye, una de las estructuras más fotografiadas por ella misma en Londres y en el mundo, tanto de día como de noche, es uno de esos lugares "a hacer". 
La gran rueda forma parte de las atracciones más visitadas de la ciudad. 
Después de haber dado una vuelta, me doy cuenta el por qué. 

Para organizar la visita pueden pasar por el sitio del London Eye 

Mis coordenadas: 
Millenium Wheel 
London Eye
Riverside Bldg, County Hall
Westminster Bridge Road
SE1 7PB Londres
Reino Unido

Copyright©2013 “Viajes, lugares de Argentina y del mundo” by Elisa Nievas

1 comentario:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails