26 de marzo de 2017

Visita a Milán. La primavera se instala en el Parco Sempione


El otoño llega lentamente a Rosario, en Argentina.
Al otro lado del mundo, es la primavera la que se instala en los jardines. La estación regala rayos tibios de sol, mañanas todavía frescas pero bellas y los brotes de los árboles anuncian los buenos tiempos que se avecinan. Es entonces que se me ocurre hablar sobre parques en los que disfruté del sol y del "dolce far niente".
Con todo eso en mente, hoy me traslado a Italia. Ubicado en el interior del barrio histórico de Milán, cerca del Castello Sforzesco, el Parco Sempione abunda en belleza y de frescura.


Se trata de un gran terreno donde caminar y perderse, rodeados de verde y de lugares históricos. Como no imaginar la primavera... o el otoño en un lugar como este?
Construido en 1890 en estilo romántico a la inglesa, está atravesado por senderos ondulantes y habitado por lagunas, árboles ilustres y un pequeño puente. Recuerdo que aquella tarde de sol pasé un muy buen momento sentada sobre el césped.


El Parque Sempione combina con sabiduría esos aires de diversión con los trazos de la historia de Milano. Imposible no notar el gran arco triunfal que reina allá, sobre el horizonte. Es una suerte de herencia de Napoléon Bonaparte. Es el Arco della Pace - arco de la paz - construido en 1807 y en otra época conocido como Arco de la Victoire. Es un monumento formidable.


Después, hay otra estructura interesante en la parte oeste del parque. Es la Torre Branca, con más de cien metros de alto. Tiene una plataforma donde es posible disfrutar de una vista de maravillas sobre el Parco Sempione, sobre el elegante Castillo de los Sforza y sobre el centro histórico de Milán también.
Muy cerca de la torre está el Palazzo dell´Arte. El edificio es magnífico por cierto. Es, además, la sede de la exposición trienal de las artes decorativas.


Al fin, cabe mencionar en el parque el imponente Castello Sforzesco. Se trata de uno de los monumentos más importantes de Milán. Símbolo de poderío, el castillo está en perfecto estado de conservación. Es más, fue salvado de una demolición y aloja varios de los museos de la ciudad. El edificio está instalado sobre un plano cuadrado alrededor de tres hermosos patios interiores. Ellos son también lugares muy frecuentados. Todo el mundo busca lugar su espacio en el césped.
Aparte, el castillo tiene cuatro torres, dos redondas y dos cuadradas ubicadas en cada extremo, y la Rocchetta, el bastión del conjunto.


La visite del Parco Sempione es uno de los paseos que considero más agradables en Milán.
En ese lugar es posible contestar la siguiente pregunta: "Qué hacen los milaneses los fines de semana?" Buscar la respuesta es uno de mis pasatiempos cuando viajo. Nada mejor que pasear por los lugares donde lo hacen los locales!
Así finalizo el artículo, recordando cómo la primavera se instalaba tranquilamente en el parque.


Copyright©2017 “Blog de Elisa N, viajes, fotos y lifestyle” by Elisa Nievas